Abstract

Los usuarios de los tests tienen que poner en una escala común las puntuaciones de distintos instrumentos en varias situaciones prácticas, tales como la evaluación académica, la selección de personal, los estudios acerca del cambio de un atributo psicológico o educativo, la construcción de bancos de ítems, la validación intercultural de tests y los estudios sobre el funcionamiento diferencial de los ítems. Situar en una escala común las puntuaciones de diferentes tests es una de las principales aplicaciones del modelo de Rasch. En este artículo, mostramos el proceso de equiparación de dos tests (diseño, análisis de datos e interpretación) usando como anclaje un conjunto de ítems comunes.