Resumen

Al finalizar el año 1984, con ocasión de la temporada navideña, la ciudad de San José experimenta una proliferación inusual de vendedores callejeros que, despledando sus actividades en improvisadas instalaciones o bien mediante la deambulación, ofrecían las más diversas mercancías a los transeúntes de las principales arterias de la capital