Resumen

El artículo trata de resaltar el papel que han jugado las redes familiares como estructuras de poder de larga duración en Centroamérica debido a su capacidad de alianzas matrimoniales y de negocios, a la presencia de sus intelectuales orgánicos y a la fortaleza que poseen en la sociedad civil. La metamorfosis de estas élites puede observarse a lo largo de la historia, analizando en cada período su capacidad de mantenerse en el bloque de poder y de concentrar el poder político y económico. El caso de la familia Durán es un buen ejemplo de red familiar de larga duración en América Central.