Resumen

El Estado costarricense hunde sus raíces originarias en la estructura colonial, transcurre larvadamente en medio de las precarias instituciones instauradas por la dominación española y cristaliza en un proceso político complejo y convulso, cuyo catalizador es la declaración de independencia del istmo, hecha en Guatemala el 15 de setiembre de 1821.