Resumen

Usaré el término naso para hacer referencia a la lengua que en estudios previos (por ejemplo, Constenla Umaña 1981) denominé tiribí. Esta lengua presenta, en Costa Rica, una variedad llamada térraba, casi extinta (conozco a una sola persona que pueda considerarse propiamente hablante), y , en Panamá, otra conocida como teribe, con unos 1000 hablantes (Grimes 1988). El término en cuestión, lo tomo del que usan los teribes para autodenominarse (naso), cuyo empleo como designación de la lengua observé en una ocasión a uno de mis informantes térrabas, en época anterior a la renovación del contacto entre ambos grupos que ha tenido lugar en los últimos 12 años. En vista de su uso en ambas variedades, me ha parecido más conveniente que tiribí, que se empleó como designación de los hablantes de la lengua en Panamá únicamente.