Resumen

En el segundo de cinco artículos de esta serie, la ecuación de Schrödinger se resuelve en coordenadas parabólicos para producir funciones de amplitud que permiten gráficos exactos de superficies, para ilustrar la variación de formas y tamaños con números cuánticos n1, n2 y m, y comparar con los gráficos correspondientes de funciones de amplitud en coordenadas de otros sistemas. Una propiedad útil de estas funciones en coordenadas paraboloides es su aplicación para tratar el efecto Stark, cuando un átomo de hidrógeno se ubica en un campo eléctrico isotrópico.