Resumen

La cultura y la vida cotidiana empezaron a convertirse en dos de los ejes principales de la investigación histórica en la década de 1970, tendencia que se consolidó en los veinte años posteriores en Europa, Estados Unidos y diversos países de América Latina, en especial México, Argentina y Brasil. La experiencia de Costa Rica no es muy diferente: de los temas económicos y demográficos, que empezaron a ser investigados después 1970, se pasó al examen de la cuestión agraria y las luchas sociales en el decenio de 1980. Los últimos diez años del siglo XX, a su vez, se han caracterizado por un interés creciente en explorar variados aspectos culturales, contexto en el cual se abrió un espacio decisivo para analizar también lo cotidiano.