Resumen

El ensayo describe la trascendencia de la escuela inteligente y su incidencia en la formación de los estados mentales para ser feliz. La escuela tiene como responsabilidad crear espacios sociales de índole creativa, para ello es importante hacer esfuerzos con el personal docente e investigador, así como desarrollar procesos para que el estudiantado tome distancia de los hábitos inadecuados aportados por generaciones pasadas. La escuela debe contribuir en varios aspectos de la vida de la persona como la construcción del sentido común, desarrollar competencias cognitivas y sociales, fortalecer interacciones mediante estrategias cooperativas, de campo y recreativas, generar reflexiones y sistematizaciones de la práctica, hacer esfuerzos en la reconstrucción de las relaciones dadas entre el personal docente y estudiantado, vincular la institución con agentes externos, valorar el trabajo y democratizar el poder escolar. Estas propuestas se hacen para contribuir a que las instituciones educativas se hagan más inteligentes. Una conclusión de interés es señalar que las escuelas orientadas mediante rígidas estructuras ya sean en la administración de la enseñanza o en las metodologías utilizadas para ese fin, poco favorecen estados mentales flexibles facilitadores de la creatividad y del aprendizaje.

Palabras clave: Escuela Inteligente, Felicidad, Estados Mentales