Resumen

Las respuestas a las preguntas por el comportamiento humano pueden acogerse a las costumbres y usos sociales, o a las justificaciones de tipo religioso, o se pueden intentar responder racionalmente. Este última camino puede seguir bien una perspectiva científica o bien una filosófica. La psicología es una disciplina que se enmarca en la primera orientación. La ética es una disciplina filosófica. Los filósofos dedicados a la ética se formulan la pregunta de un modo particular. Se interrogan no sólo por lo que da origen a las acciones humanas, sino también por el deber ser, es decir se preguntan si hay criterios a lo cuales las personas deben acogerse en sus actos, y cuáles serían estos. Con tales criterios se busca poder evaluar los actos, bajo la perspectiva del bien y el mal.