Resumen

Se hace una revisión del problema platónico de la identidad anímica a partir tanto de la teoría de la afinidad del alma con respecto a las Formas presente en el Fedón, como de la postulación en la República de una tripartición del alma. En el supuesto básico de que la segunda doctrina resulta imperante, se señala la necesidad de encontrar razones de peso para mantener una básica coherencia funcional en nuestra vida anímica, lo cual habría de poder alcanzarse primordialmente gracias a la preeminencia moral de la justicia.