Resumen

En este artículo, pretendo problematizar el rol –sobredimensionado– que se le asigna en los aparatos teóricos clásicos a la racionalidad. Para ello, riño con el lugar común epistémico según el cual los sentidos enturbian los procesos cognitivos. En mi propuesta alternativa a esa epistemología desorientada, planteo la furia como categoría central. En el texto, argumento que dicha herramienta ético-epistémica, cuya procedencia es eminentemente emocional, no solo enturbiaría los procedimientos cognitivos sino que, por el contrario, los potenciaría (en particular los relacionados a la crítica de los sistemas morales hegemónicos). Como ejemplos de esta crítica al racionalismo y de esta apología de la furia traigo a colación algunas manifestaciones del arte vanguardista y algunas ideas filosóficas de pensadores no racionalistas.Palabras clave: cotidianidad, arte de vanguardia, crítica social.
Palabras clave: cotidianidad, arte de vanguardia, crítica social