Resumen

Cuando entramos a un museo el silencio predomina, incluso en ocasiones
el guarda de seguridad nos pide que mantengamos una distancia
prudente con el objeto que estamos observando; hay que tenerle respeto
a nuestros antepasados, lo que queda de ellos es valioso. La obra de arte,
a nivel histórico o económico, tradicionalmente ha sido considerada
como uno de estos objetos: importante para nuestra sociedad, de hecho,
en ocasiones se le ha visto poderes místicos. Sin embargo, si alzamos la
mirada también podremos notar que hay muy pocas personas visitando la
exposición, los fantasmas que ahí habitan no le preocupan a nadie; el
museo parece un santuario de símbolos que nadie recuerda ¿por qué?
¿cuál sería entonces la función del artista dentro de nuestra sociedad?
¿cuáles son los valores que determinan si un objeto de este tipo es
valioso o no? El presente ensayo busca ahondar en la manera en que la
cultura nos confronta con representaciones de lo que somos y de cómo la
producción cultural transforma nuestros modos de ver y actuar en el
mundo.

Palabras clave: Prácticas culturales, museo, artista, producción cultural, representación