Resumen

Ahora luego de más de una decada de negocios de la clase política latinoamericana con el patrimonio y bienes de las sociedades de los países endeudados y cuando la política de privatizaciones ha fracasado y el neoliberalismo ha provocado más desempleo y pobreza, el discurso y la propaganda oficial dominante pagados por esos organismos financieros internacionales, ha cambiado pues ya no hablan de una reforma del estado en esas vías de rebajar la plantilla del estado (los gobiernos de américa latina, contrataron sin licitación, sino directamente a un regimiento de asesores, consultores pertenecientes a sus partidos y a sus familias) o de seguir vendiendo los bienes del colectividad o del pueblo, sino que la propaganda de los oficiales estatales(pagados con fondos prestados a nuestros países por organismos financieros internacionales, para aumentar más la deuda externa) consiste en argumentar retóricamente que la re-ingeniería del estado va orientada a modernizar, descentralizar y acercar más el Estado a los ciudadanos.