Resumen

Olés a geranio, y a mirto. Sí, vos Ethel con vestido azul, que te sentás al borde de este muro de ladrillo y te apretujás entre las chinas y el musgo de la casa esquinera secándote el sudor con el dorso de la mano.