Resumen

Un antitranspirante efectivo es supuestamente capaz de disminuir la sudoración hasta en un 50%, como lo afirman las compañías que fabrican estos productos, pero hay poca evidencia publicada al respecto; es posible que la disminución real sea tan pequeña que no pueda ser detectada por los métodos convencionales. El propósito de este estudio fue verificar si el método de parches de sudoración es capaz de mostrar una disminución en la tasa de sudoración localizada que debería ocurrir por el uso de un antitranspirante. Además, se midió la magnitud de este efecto. La influencia esperada del antitranspirante (condición A, piel rociada con antitranspirante) se verificó con base en la tasa de sudoración localizada de la zona escapular durante 20 minutos de ejercicio a una intensidad entre 78 y 80 % de la FCmáx con una temperatura ambiental promedio de 29,7 ± 0,5°C y una humedad relativa de 54 ± 3,4 %, comparada con una condición control (C) (piel sin antitranspirante). Por consiguiente, se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre las condiciones A = 14,6 ± 10,3 μL * min-1 y C = 19,2 ± 12,6 μL * min-1 (p = 0,001) en la tasa de sudoración de la zona escapular, lo cual significa que los participantes sudaron aproximadamente un 24 % menos cuando se les aplicó antitranspirante comparado con la piel intacta, según las mediciones obtenidas con el método de parches de sudoración.

Palabras clave: Cloruro de aluminio, láminas de sudor, loción corporal, termorregulación