Consejo editorial de la Sede de Occidente


M.Sc. Ismael Guido Granados Coordinador de Investigación,

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Dr. Minor Herrera Valenciano

Coordinador de la carrera de Enseñanza del Castellano y Literatura,

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Licda. Nidia González Vásquez Departamento de Filosofía, Artes y Letras, Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Mag. Miguel Ángel Herrera Cuaresma Sistema de Estudios Generales,

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Mag. Rónald Sánchez Porras Departamento de Ciencias Naturales,

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Mag. Elena Valverde Alfaro

Departamento de Ciencias de la Educación, Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente


Comisión editorial internacional

Mag. Ada Priscilla del Cid

Universidad de San Carlos, Guatemala

Dr. Joselito Fernández Tapia Universidad de la Sierra Sur, México

Dr. Mario Palencia Silva

Universidad Industrial de Santander, Colombia

Dr. Leonel Cosme Ruiz Mayares

Centro de Lingüística Aplicada, Santiago de Cuba, Cuba

Dr. Werner Mackenbach

Profesor de estudios literarios y culturales Cátedra Wilhelm y Alexander von Humboldt en Humanidades

Dr. Aurelio Alberto Horta Messa

Instituto de Investigaciones Estéticas, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá Colombia

Dr. Miguel Flores Castellanos

Coordinador Académico Depto. de Letras y Filosofía Facultad de Humanidades Universidad Rafael Landívar de Guatemala, Guatemala

Dr. Ángel Cano Cordero

Universidad Autónoma de México, Instituto de Matemáticas, campus Cuernavaca, México

Dra. Natalia Salas Guzmán

Facultad de Educación. Universidad Diego Portales, Santiago de Chile, Chile

Dr. Rafael Lara Martínez

New Mexico, Institute of Miningand Technology, Estados Unidos

Mag. Marcela Valdeavellano Valle

Las Palmas de Gran Canaria, Profesora externa, Master Internacional en Turismo, Guatemala

Dr. Eugenio Enrique Cortes-Ramírez Universidad de Castilla - La Mancha, España

Dr. José Carlos Vázquez Parra

Instituto Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara, México

Dr. Luis Ernesto Troccoli Ghinaglia

Universidad de Oriente. República Bolivariana de Venezuela, Venezuela

Dr. Juan Luis Conde Calvo

Universidad Complutense de Madrid, España

Dr. Juan Luis Arcaz Pozo

Universidad Complutense de Madrid, España

Dr. Gerardo Alberto Isea Fernández Universidad de Zulia, República Bolivariana de Venezuela, Venezuela

Dra. María Calzada Pérez

Universitat Jaume I de Castelló, España

Dr. Stéphane Vinolo

Pontificia Universidad Católica de Ecuador, Ecuador

Dr. Juan Antonio González de Requena Farré Universidad Austral de Chile

Dra. Victoria D’hers

Universidad de Buenos Aires, Argentina.

Dr. José María Fernández Batanero Universidad de Sevilla, España

Mag. Kolima Peña Calzada

Universidad de Sancti Spíritus José Martí, Cuba

Dr. Rubén Darío Guevara Gutiérrez

Centro Universitario de la Costa Sur, Universidad de Guadalajara, México, México

Dr. Omar Amador Muñoz,

Centro de Ciencias de la Atmósfera Universidad Nacional Autónoma de México, México

Mag. Silvia Corigliani

Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, Argentina

Dra. Tania Tagle Ochoa

Universidad Católica de Temuco, Chile

Dra. Francia Elena Goenaga Olivares Universidad de los Andes, Colombia

Director

M.Sc. Ismael Guido Granados Coordinador de Investigación,

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Editor

M.L Diego Álvarez Alfaro

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Asistente de Edición

Bach. Andrey Gómez Jiménez

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Bach. Raquel Wintter Vargas

Universidad de Costa Rica, Rodrigo Facio.

Correcciones filológicas

M.L. Estefanía Calderón Sánchez Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Bach. Raquel Wintter Vargas

Universidad de Costa Rica, Rodrigo Facio.

Bach. Andrey Gómez Jiménez

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Correctores de pruebas

M.L. Estefanía Calderón Sánchez Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Bach. Andrey Gómez Jiménez

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Diseño y diagramación

Lic. Manuel Padilla Castro

Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente

Portada y contraportada

Autora: Rose Mery Vega Zeledón


Tels. 2511-7094 / 2511-7019 / 2511-7064


Coordinación de Investigación http://www.so.ucr.ac.cr/ http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/pensamiento-actual/index Correo: pensamientoactual.so@ucr.ac.cr

Portal de la revista UCR-LATINDEX: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/pensamiento-actual

Facebook: https://www.facebook.com/pages/category/Magazine/Revista-Pensamiento-Actual-103058214654783/

Pensamiento Actual


378


Revista Pensamiento Actual. Vol. 22, No. 39, 2022, San Ramón, Alajuela: Coordinación de investigación, Sede de Occidente, Universidad de Costa Rica, 2022.

V.

Periodicidad: semestral ISSN impreso: 1409-0112

ISSN electrónico: 2215-3586


ENSEÑANZA SUPERIOR UNIVERSIDAD DE COSTA RICA EDUCACIÓN I. TÍTULO

La revista Pensamiento Actual es una publicación semestral impresa y electrónica de la Coordinación de Investigación de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica, se divulga los meses de junio y diciembre. Su objetivo general consiste en divulgar la producción científica que se realiza en la Sede de Occidente y en la comunidad académica nacional e internacional, por medio de artículos científicos, ensayos, producción artística, entre otros, con carácter original, novedoso y de acceso libre. No tiene ningún tipo de costos o cargas de publicación por parte de los autores.


Las áreas en que publica son las siguientes:


Acepta trabajos originales e inéditos, relacionados con diversas disciplinas, producto de la actividad académica, con el objetivo de difundir conocimientos y experiencias desarrolladas en la Sede de Occidente o fuera de ella.


En Pensamiento Actual se reconoce la valía de los hombres y las mujeres en sus espacios sociales, laborales, académicos, familiares, legales y existenciales; se tiene absoluta conciencia de que tanto hombres como mujeres son personas humanas dignas y depositarias de los más nobles valores, emociones y sentimientos. Como práctica de redacción - en aras de satisfacer la norma en el uso de la lengua - todos los artículos aquí publicados han sido corregidos para el uso de la norma castellana como corresponde en la perspectiva académica, es decir, con lenguaje no marcado; esto de acuerdo con el pronunciamiento realizado por la Real Academia de la Lengua Española.

Consultar: http: /www.rae.es/sites/default/files/Sexismo_linguistico_y_visibilidad_de_la_mujer_0.pdf

VI Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



Revista Pensamiento Actual Lista de Evaluadores

Volº22 - Nº39

DOI: 10.15517/pa.v22i39



Nombre


Grado académico


Filiación institucional


País


Emmanuel Mora Iglesias

Doctor en Historia Griega y Romana


Universidad de Costa Rica


Costa Rica

Guillermo González

Campos

Magíster en Literatura Clásica


Universidad de Costa Rica


Costa Rica


Jessica Gamboa

Especialista en Oncología Pediátrica


Universidad de Costa Rica


Costa Rica


Margarita Chacón Roger

Doctora en Ciencias de la Salud

Departamento Nacional de Enfermería Cubana


Cuba


Mariana Campos Vargas


Doctora en Historia


Universidad de Costa Rica


Costa Rica


Fernando Camacho Mora

Licenciado en Antropología

con énfasis en Arqueología


Universidad de Costa Rica


Costa Rica

Verónica Murillo Chinchilla

Magíster en Literatura Francesa


Universidad de Costa Rica


Costa Rica

Patricia Quesada Villalobos

Licenciada en Filología Española


Universidad de Costa Rica


Costa Rica


Roselia Morillo

Doctora en Ciencias Humanas


Universidad del Zulia


Venezuela


Carlos Araya Rivera


Magíster en Educación


Universidad de Costa Rica


Costa Rica

Ana Yeraldín Acosta

Salazar

Magíster en la Enseñanza del Inglés como Lengua Extranjera


Universidad de Costa Rica


Costa Rica

Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente

VII




Nombre


Grado académico


Filiación institucional


País

Ana Patricia Barquero

Vargas


Magíster en Artes


Universidad de Costa Rica


Costa Rica

Juan Carlos Araujo Cuauro

Especialista en Derecho Laboral y Seguridad Social. Doctor en Ciencias Médicas


Universidad del Zulia


Venezuela

Agustín Antonio Herrera Fragoso


Doctor en Derecho

Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla


México


Víctor Riveros Villarreal

Licenciado en Educación con Mención en Ciencias Matemáticas


Universidad del Zulia


Venezuela


Haydée Parra Acosta

Doctora en Ciencias de la Educación

Universidad Autónoma de Chihuahua


México

Cristina María

Domínguez

Magíster en Derechos

Humanos y Democratización


Universidad del Salvador


Argentina

Alejandro Alvarado

Alcázar


Magíster en Sociología


Universidad de Costa Rica


Costa Rica

José Esteban de los Santos Castillo


Magíster en Ciencias


Universidad Veracruzana


México


Bryan Fernández Solano


Magíster en Química


Universidad de Costa Rica


Costa Rica

Tobías Brizuela Gutiérrez

Magíster en enseñanza del

Inglés

Universidad Estatal a Distancia


Costa Rica


José Soto Morera

Magíster en Segundas Lenguas y Culturas

Universidad Técnica Nacional


Costa Rica


Liz Brenes Cambronero

Maestría en Ciencias Biológicas


Universidad de Costa Rica


Costa Rica


Carolina Sáenz Bolaños

Magíster en Manejo y Conservación de Vida Silvestre


Universidad Nacional


Costa Rica





diciembre 2022 - mayo 2023 Vol. 22 Núm. 39

ISSN Impreso: 1409-0112, ISSN Electrónico 2215-3586, DOI:10.15517/pa.v22i39



Tabla de contenidos



Ciencias Sociales

Conceptualizaciones históricas de la figura jurídica: objeción de

conciencia

Jonatan Pérez Rocha


01

Ciencias Naturales

Estado actual de las herramientas de manejo del paisaje en Filandia, Quindío, Colombia

Angélica María Osorio Giraldo


15

Desarrollo e implementación de una metodología simple para cuantificar el potencial microbiológico de contaminación en laboratorios de investigación y docencia

Luis Alexis Jiménez-Barboza - Alina M. Gamboa-Villalobos


27

Educación

Portfolio Assessment in the English Teaching Program at the UCR,

Western Campus

Roy Emilio Gamboa Men


42

Perspectiva de estudiantes universitarios sobre metodologías educativas no presenciales, utilización de recursos tecnológicos por COVID- 19

Karina Sánchez Chinchilla - Merceditas Lizano Vega - Fabián A. Núñez Flores Karina González Canales -María Cecilia Rojas Rojas


60

Cultura y Pensamiento

Territorio como patrimonio: el caso de Puente Mulas en Belén, Costa Rica

Erika Revelo Vallejo - German Daniel Alvarado Luna - Daniel Bonilla Matamoros


73





Literatura

La civilización micénica, ritual y culto funerario: el caso de la tablilla PY Tn 316

Minor Herrera Valenciano


87

Motivos vegetales en Cuentos de angustias y paisajes: elementos y

funciones narrativas

Diego Aguilar-Sandí - Kimberly Huertas Arredondo


99

Salud y Medio Ambiente

Análisis del riesgo de Burnout y la satisfacción laboral en un departamento de Hemato-Oncología Pediátrica costarricense

Osvaldo Cubero González - Taubet Wray Mc. Leand - Carlos Rodríguez Rodríguez Ana Laura Solano López


113

Ensayo

Protesta Social y Libertad de Tránsito: el Estado costarricense frente

al movimiento social de 2018

Yeimer Ramos Torres


130

An Enriched Perspective Towards Corrective Feedback

Jazmín Vindas Carmona - Natalia Solera Chavarría


150

Implementación de las tecnologías digitales, paradojas y riesgos en los

sistemas educativos de América Latina

Patricia Arias Salas


159

X Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



Presentación



Con la publicación del número 39 de la Revista Pensamiento Actual, correspondiente al año 2022, la Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente, presenta a la comunidad académica nacional e internacional un conjunto de artículos científicos de diferentes áreas del saber, los cuales a su vez poseen un carácter interdisciplinario por las múltiples relaciones que establecen con otros campos del conocimiento.


En total se publican 12 artículos de diversas áreas: Salud, Literatura, Patrimonio Cultural, Educación, Enseñanza del Inglés, Filosofía-Derecho, Historia, Química y Biología. En el área de Literatura se hace referencia a diferentes temáticas, por ejemplo, en el artículo La civilización micénica, ritual y culto funerario: el caso de la tablilla PY Tn 316, el Dr. Mínor Herrera Valenciano nos presenta un análisis de algunos aspectos fundamentales relacionados con las creencias de esta civilización en torno a la permanencia del alma en el más allá, así como la realización de cultos y rituales en honor a los muertos. Por su parte, el Sr. Diego Aguilar Sandí y la Sra. Kimberly Huertas Arredondo brindan en Motivos vegetales en Cuentos de angustias y paisajes: elementos y funciones narrativas una reflexión sobre la presencia de estos aspectos en los textos del escritor costarricense Carlos Salazar Herrera.


En cuanto al área de Enseñanza del Inglés, en el artículo Portfolio Assessment in the Teaching of English Program at the UCR, West Campus, el Máster Roy Emilio Gamboa Mena nos aporta los resultados de un estudio en el que investigó el grado de convergencia entre el uso de los portafolios como estrategia evaluativa en los cursos de escritura en la carrera de la Enseñanza del Inglés en la UCR, Sede de Occidente y los principios teóricos de evaluación mediante portafolios. La Lic. Jasmín Vindas Carmona y la Lic. Natalia Solera Chavarría nos aportan el ensayo An Enriched Perspective towards Corrective Feedback (Una Perspectiva Enriquecida para la


Retroalimentación Correctiva), en el que analizan tres aspectos que la población docente debería tomar en cuenta al suministrar retroalimentación correctiva en el aprendizaje del inglés como segunda lengua: la medida en la cual el contexto y enfoque instruccional influencian la decisión de los docentes sobre el tiempo y el tipo de retroalimentación; cómo el análisis de los errores propios puede contribuir al corregir errores de los demás y la forma en la que la población docente puede balancear sus preferencias y las de sus estudiantes al momento de suministrar dicha retroalimentación. De igual manera la Máster Patricia Arias Salas, en su ensayo Implementación de las tecnologías digitales, paradojas y riesgos en los sistemas educativos de América Latina efectúa un análisis bibliográfico sobre la implementación de las tecnologías digitales en el sector educativo de América Latina en el que hace un recorrido por algunos documentos que sustentan las políticas gubernamentales y educativas, así ́ como el abordaje realizado a partir de la pandemia ocasionada por la COVID-19 y la preparación de las personas docentes para enfrentar el reto que esto conllevó. Por su parte, el Lic. Fabián Alberto Núñez Flores, la Lic. Merceditas Lizano Vega, la Lic. Karina González Canales, la Lic. Karina Sánchez Chinchilla y la Lic. María Cecilia Rojas Rojas nos proporcionan el punto de vista estudiantil sobre las metodologías educativas virtuales y la utilización de recursos tecnológicos empleados en tiempos de pandemia por COVID-19, esto en el artículo Perspectiva de estudiantes universitarios sobre las metodologías educativas no presenciales y la utilización de recursos tecnológicos en tiempos de pandemia por COVID- 19.


En el área de la Salud, en el artículo Riesgo de Burnout y Satisfacción Laboral en un Departamento de Hemato-Oncología Pediátrico, el grupo de investigadores compuesto por los especialistas en Enfermería y Oncología del Hospital Nacional de Niños y la Universidad de Costa Rica, Osvaldo Cubero González, Taubet Wray Mc. Leand, Carlos

Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente XI


Rodríguez Rodríguez y Ana Laura Solano López describe la relación entre el riesgo de síndrome de burnout y la satisfacción laboral en el personal de Enfermería del Departamento de Hemato-Oncología de un hospital pediátrico costarricense. En cuanto al área del Patrimonio Cultural, las personas historiadoras German Daniel Alvarado Luna, Daniel Bonilla Matamoros y Erika Revelo Vallejo, aportan en el artículo, Territorio como patrimonio: el caso de Puente Mulas en Belén, Costa Rica, las potencialidades patrimoniales del territorio denominado Puente Mulas, ubicado en el cantón de Belén, a partir de la identificación de sus valores socioculturales comunitarios.


En el área de la Biología, mediante el artículo Estado actual de las herramientas de manejo del paisaje en Filandia, Quindío, Colombia, la Máster Angélica María Osorio Giraldo, realiza la aplicación de un protocolo de observación cualitativa para determinar el estado actual de cuatro herramientas (corredores biológicos, minicorredores, cercos vivos y árboles dispersos en potrero) y proporcionan los resultados de la experiencia efectuada en Colombia. Además, en el área de la Química, el Máster Luis Alexis Jiménez Barboza y la Bachiller Alina María Gamboa Villalobos en el artículo Desarrollo e implementación de una metodología simple para cuantificar el potencial microbiológico de contaminación en laboratorios de investigación y docencia, exponen los aspectos relacionados con el desarrollo e implementación de un método basado en muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri, con el fin de cuantificar fácilmente la contaminación microbiana en diferentes áreas de un laboratorio de Biotecnología, con esta metodología se determina el potencial de contaminación de distintas zonas mediante el conteo de unidades formadoras de colonias biológicas (CFU), las cuales se forman en las placas Petri luego de haber sido abiertas por un tiempo definido en cada espacio y luego de una etapa de incubación.


En el área de Historia, el Lic. Yeimer Ramos Torres, nos presenta los elementos conceptuales, teóricos y doctrinarios acerca de las funciones, roles y responsabilidades del Estado costarricense como


garante de la eficacia jurídica de los derechos constitucionales a la protesta social y la libertad de tránsito, en el contexto de las movilizaciones en contra del denominado “Combo Fiscal” del año 2018 en Costa Rica, esto en el ensayo Protesta Social y Libertad de Tránsito: el Estado costarricense frente al movimiento social de 2018. Finalmente, en el área de Filosofía y Derecho, en el artículo Conceptualizaciones históricas de la figura jurídica: objeción de conciencia del maestrante Jonatan Pérez Rocha, se aborda el concepto de conciencia, sus aproximaciones filosófico-morales y sus relaciones con el nacimiento de la figura jurídica denominada objeción de conciencia, a través de un recorrido histórico fenomenológico, en conjunción con la historia de los derechos humanos, la bioética y el bioderecho.


Dada la calidad de todos los artículos publicados, como director de la Revista Pensamiento Actual les agradezco sinceramente a las personas autoras ya que sus trabajos adquieren gran vigencia en la actualidad, tanto por sus aportes como por su contribución al debate de ideas, tan necesario en el ámbito cultural y universitario. Finalmente, queremos agradecer a todos los colaboradores, Comisión Editorial de la Sede de Occidente, al Consejo Editorial Internacional, por su valiosa contribución y desempeño al apoyarnos. Gracias a este esfuerzo conjunto con la dirección editorial presentamos lo más actualizado de la investigación académica dentro y fuera de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica.


Los y las invitamos a disfrutar la lectura de cada uno de estos valiosos artículos.


Ismael Guido Granados Director


Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 ISSN Impreso: 1409-0112 ISSN Electrónico 2215-3586

Período diciembre 2022 - mayo 2023


Ciencias Sociales

001. - 014

DOI 10.15517/PA.V22I39.53362 Jonatan Pérez Rocha 01


Conceptualizaciones históricas de la figura jurídica: objeción de conciencia


Historical Conceptualizations of the Legal Figure: Conscientious Objection


Jonatan Pérez Rocha1

Universidad de Costa Rica. Sede de Occidente,

San Ramón de Alajuela, Costa Rica

jonatham.perez@ucr.ac.cr / jonnprocha@gmail.com


Fecha de recepción: 11-03-22 Fecha de aceptación: 1-11-2022


Resumen

Este artículo aborda el concepto de conciencia, sus aproximaciones filosófico-morales y sus relaciones con el nacimiento de la figura jurídica denominada objeción de conciencia, a través de un recorrido histórico fenomenológico, en conjunción con la historia de los derechos humanos, la Bioética y el Bioderecho. Revisa el surgimiento internacional de conceptos paralelos que vieron nacer la figura jurídica. Aborda también conceptos como creencia e ideología u otras acepciones como la desobediencia civil. Como parte de su metodología, sistematiza históricamente el concepto de conciencia y las bases histórico-filosóficas que fundamentan su defensa y sus desencuentros con ciertos principios éticos al aplicar la ley. Asimismo, contiene apuntes que ilustran el estado de la cuestión actual desde la realidad jurídica costarricense, para cerrar con algunas consideraciones en materia de objeción de conciencia, vinculadas a fallos dados por la Sala Constitucional de Costa Rica.


Palabras clave: Objeción de conciencia, libertad de conciencia, derechos humanos, Bioética, Bioderecho.


Abstrac

This article deals with the concept of conscience, its philosophical-moral approaches, and its relations with the birth of the legal figure called conscientious objection through a phenomenological historical journey, in conjunction with the history of human rights, bioethics and biolaw. Reviews the international emergence of parallel concepts that saw the birth of the legal figure. It addresses concepts such as belief and ideology or other meanings such as civil disobedience. As part of its methodology, it historically systematizes the concept of conscience and the histori-cal-philosophical bases that support its defense and its disagreements with certain ethical principles when applying the law. It contains notes that illustrate the current state of the issue from the Costa Rican legal reality, to close with some considerations on conscientious objection, linked to rulings given by the Constitutional Chamber of Costa Rica..


Keywords:Bioethics, Biolaw, Freedom of Conscience, Conscientious Objection, Human Rights.


  1. Maestrante en el Posgrado interuniversitario de Bioética SEP-CONARE. Profesor de Psicología Intersedes en la Universidad de Costa Rica entre otras universidades del país. Docente en el programa de formación continua de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Costa Rica.

    02 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



    1. Introducción


      La “objeción de conciencia”, como figura jurídica, es cada vez más utilizada en el discurso penal costarricense y sobre ella pesa la complejidad conceptual en la resignificación de conciencia, equiparada en muchos casos con la libertad de creencias religiosas y, por otro lado, supeditada a la defensa de las creencias más profundas de las personas.


      En Costa Rica los referentes normativos de esta figura jurídica se remontan al artículo 29 de la Constitución Política: “Todos pueden comunicar sus pensamientos de palabra o por escrito, y publicarlos sin previa censura; pero serán responsables de los abusos que cometan en el ejercicio de este derecho, en los casos y del modo que la ley establezca”. Lo anterior se amparará en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (Ley N°4229 de 1968), en el Pacto de San José (Ley N°4534 de 1970) y se lee en su artículo 12: “Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión” y, además, sobre ella dicta el alto Tribunal de la República de Costa Rica la resolución N°3173-93) de 1993, reiterada en las sentencias N°08763 del 2004 y N°4575 del 2014:


      […] el derecho a la objeción de conciencia: Consiste en la posibilidad, jurídicamente garantizada, de acomodar el sujeto, su conducta religiosa y su forma de vida, a lo que prescriba su propia convicción, sin ser obligado a hacer cosa contraria a ella… En primer lugar, se refiere al plano individual, es decir, la libertad de conciencia, que debe ser considerado como un derecho público subjetivo individual, esgrimido frente al Estado, para exigirle abstención y protección de ataques de otras personas o entidades. En segundo lugar, se refiere al plano social, la libertad de culto, que se traduce en el derecho a practicar externamente la creencia hecha propia. Además, la integran la libertad de proselitismo o propaganda, la libertad de congregación o fundación, la libertad de

      enseñanza, el derecho de reunión y asociación y los derechos de las comunidades religiosas, etc. (Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, 1993)Además, según algunos juristas se hace eco a la objeción de conciencia en el artículo 75 de la constitución política de Costa Rica, al referirse a la libertad de culto: “la libertad de ejercer libremente una creencia espiritual y el derecho a desarrollar y cultivar las convicciones individuales sin ser perturbados por el Estado.” Señala además, el alto Tribunal de la República, que la libertad religiosa:


      Además, según algunos juristas se hace eco a la objeción de conciencia en el artículo 75 de la Constitución Política de Costa Rica al referirse a la libertad de culto: “la libertad de ejercer libremente una creencia espiritual y el derecho a desarrollar y cultivar las convicciones individuales sin ser perturbados por el Estado.” Incluso, el alto Tribunal de la República señala que la libertad religiosa:

      […] se inserta en la más comprensiva libertad de creencias nacida en la historia de la humanidad a partir de la Paz de Westfalia, como un reconocimiento a la tolerancia por parte de la Iglesia. El principal efecto de este reconocimiento es que nadie puede ser perjudicado ni favorecido por causa de sus creencias. (Procuraduría General de la República, 2022, párr. 15)


      Ahora bien, ¿de dónde viene la idea de objetores de conciencia? Históricamente, han existido casos documentados de personas que, en razón de sus convicciones, decidieron actuar a favor de ellas por encima de los deberes impuestos por sus gobernantes, por lo que pagaron el precio de su “desobediencia civil”, como proclamó en defensa David Thoreau, a mediados del siglo XIX, al negarse a pagar los impuestos estadounidenses durante la conquista de Texas, basando su criterio en el hecho moral que implicaba para él, financiar una guerra que creía injusta (Adams, 1991).

      Ciencias Sociales 03


      Esta búsqueda de los primeros objetores de conciencia se remonta a la Atenas Clásica, donde Sócrates (399 a.C.), apresado como un disidente, prefirió envenenarse con cicuta antes que traicionar sus convicciones sobre la comprensión del mundo y en contra de la aceptación de la voluntad de los dioses. En la tragedia griega, Antígona de Sófocles, Antígona es enterrada viva por desobedecer al Rey Creonte, quien ordenó no enterrar al hermano de aquella, pues ella creía firmemente que, de no hacerlo, tendría como consecuencia que el alma de su familiar no entraría al mundo de los muertos y vagaría por el de los vivos sin poder encontrar paz.


      Por su parte, en el año 295 de nuestra era, Maximiliano de Tébessa fue ejecutado por manifestar que como cristiano no podía utilizar la violencia y por ello no podía formar parte del ejército Romano (Grupo Interdisciplinario de Bioética [GIB], 2012).


      En la Inglaterra del siglo XVI, Tomás Moro moriría a manos de Enrique XIII, en defensa de la libertad de sus creencias religiosas y negarse a defender la causa del Rey, porque su responsabilidad era ejercer como abogado del Reino en manos del absolutista mandato de Enrique Tudor (Corral, 2020).


      Estas especiales desobediencias a las leyes impuestas, que tuvieron como base eclesiástica las discusiones que durante la Edad Media se gestaron en Occidente, se debieron, por un lado, a las políticas que fundamentaban el actuar de los Estados papales al decidir aliarse y disponer de su ejército en guerras europeas entre cristianos durante las cruzadas medievales y, por otro lado, debidas también al renacimiento de unos principios de ética cristiana dentro de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, donde figuraron las ideas de pensadores como Tomás de Aquino y Agustín de Hipona, entre otros humanistas cristianos, desde donde se apeló al derecho natural en favor de que los Estados no impusieran cargas morales a sus seguidores.


      En el campo de la educación y la libertad ideológica y de cátedra, resalta Giordano Bruno, quien figuró como uno de los mártires de la libertad de pensamiento durante la época del Renacimiento y más tarde, en el siglo XX, será citado por algunos como una de las víctimas de la objeción de conciencia. Además, el reconocimiento de religiones alternas al catolicismo como la Iglesia luterana y los derechos escolásticos para la libertad de una enseñanza abierta al pueblo (en primer lugar religiosa y luego laica: filosófica, técnica y científica), la reforma protestante de Martín Lutero, la traducción de la biblia al alemán y a otros idiomas y los tratados para aplacar las luchas fundamentadas en creencias religiosas son pautas que marcaron un hito con la Paz de Westfalia en 1648.


      Asimismo, durante la época victoriana, las raíces eclesiásticas del término apelaban a la excepción para obedecer leyes terrenales con el afán de no violar leyes divinas, leyes de fe, o aquellas derivadas del “ius naturalismo clásico”, donde el bien es una condición a la que aspira el hombre por naturaleza. Con base en fundamentaciones de la fe cristiana, se concede el derecho de exención al servicio militar a los anabaptistas y cuáqueros de la Holanda del siglo XVI y nace como figura jurídica la “objeción de conciencia” (a diferencia de libertad de pensamiento, libertad ideológica y libertad de creencias que ya se discutían desde la Filosofía y el Derecho desde antes de Francis Bacon y John Locke), amparando a aquellos individuos que, por sus creencias, rechazaban realizar el servicio militar. Así, Suecia incluye el término a través de su legislación ordinaria desde 1902, Gran Bretaña lo incluye en su Constitución de 1916, Holanda y Noruega desde 1922, Dinamarca en 1933 y luego se fueron adicionando países occidentales y otros más en América, a la cabeza Canadá y los Estados Unidos de Norteamérica (Sierra Madero, 2012).


      Durante los juicios de Nuremberg, tras la Segunda Guerra Mundial, se discutiría el grado de culpa que merecerían los diferentes mandos en los campos de concentración nazi. Tras deliberaciones, muchos

      04 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



      mandos bajos fueron excusados de crímenes de lesa humanidad, bajo la consigna de que obedecían órdenes de sus superiores, hecho que centró la mira de los jueces en los mandos superiores y obligó a reflexionar sobre el dilema de la desobediencia; en otras palabras, de si estas personas tuvieron oportunidad de desobedecer a su Führer, con la consecuente presunción de inocencia en crímenes contra la paz y contra la humanidad sin un marco legal internacional existente. Por otra parte, la fundamentación filosófica que rige la ética profesional de los galenos y los versados en las enseñanzas de Hipócrates y en general de las ciencias, los llevó a dictaminar que, sobre la base de sus conocimientos, su profesión y su doctrina religiosa o espiritual, no podían alegar desconocimiento de que sus actos constituían una causa probable2 a razón de su ética y que pudieron objetar realizar dichos actos atroces, como lo hicieron otros académicos y científicos que prefirieron huir de la Alemania nazi a causa de la postura de su conciencia religiosa o humanista (Comisión Preparatoria de la Corte Penal Internacional, 2002).


      Así, el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU por sus siglas en inglés) en su resolución 217-A, divulga la Declaración Universal de los Derechos del Hombre 3 y exhorta en su artículo 14 que todas las personas tienen derecho a buscar asilo y disfrutar de este en caso de persecución por profesar sus creencias religiosas, sus libertades políticas o sus ideologías personales. De la misma manera, defiende, en su artículo 18, el derecho a la libertad de pensamiento, la libertad de conciencia, la libertad de religión y libertades políticas, como se lee en la siguiente cita:

      Toda persona tiene derechos a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia. (Art. 18)


      Posteriormente, el 16 de diciembre del 1968, la ONU acoge el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en su resolución 2200-A y, junto al Pacto de derechos económicos, sociales y culturales, compondrá el Pacto de Nueva York sobre Derechos Humanos internacionales, y se establece:


      Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de tener o adoptar la religión o las creencias de su elección, así como la libertad de manifestar su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, mediante el culto, la celebración de los ritos, las prácticas y la enseñanza. Nadie será objeto de medidas coercitivas que puedan menoscabar su libertad de tener o de adoptar la religión o las creencias de su elección. La libertad de manifestar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral públicos, o los derechos y libertades fundamentales de los demás. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar


  2. La evidencia de sus actos en relación con sus saberes: las personas versadas en campos como la Teología, Ciencias de la salud, Filosofía, leyes, Ciencias naturales, entre otras, deberían abstenerse de un crimen evidente, aun cuando se les mande a obedecer.

  3. Así, el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU por sus siglas en inglés) en su resolución 217-A, divulga la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y exhorta en su artículo 14 que todas las personas tienen derecho a buscar asilo y disfrutar de este en caso de persecución por profesar sus creencias religiosas, sus libertades políticas o sus ideologías personales. De la misma manera, defiende, en su artículo 18, el derecho a la libertad de pensamiento, la libertad de conciencia, la libertad de religión y libertades políticas, como se lee en la siguiente cita:

    Ciencias Sociales 05


    que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, o por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección. Deberán estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás; la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas. (Arts. 18 y 19)


    En ese sentido y fundamentándose con corrientes teóricas anglosajonas y occidentales como la Bioética, el Bioderecho y la Biojurídica, se proclama una garantía para la libertad de creencias que, a su vez, se desprende del derecho a una libre autonomía y al desarrollo de la personalidad, los cuales fueron reconocidos y aprobados por la Asamblea Legislativa por Ley N°4229 de 11 de diciembre de 1968, Publicada en La Gaceta N°288 del 17 de diciembre de 1968 y ratificados como Pacto de San José en 1970.


    Así, se ha de tener en cuenta que el concepto de Bioderecho se halla más cercano a la expresión anglosajona biolaw o bioethics law, mientras que la Biojurídica es un término que procede de la doctrina italiana, existiendo una inclinación por el término Bioderecho y Biolegislación en aquellos autores que provienen de ramas específicas de la ciencia jurídica relacionada con dilemas bioéticos –es decir, en el ámbito de las relaciones humanas y sus relaciones con el desarrollo de nuevas técnicas y tecnologías en salud desde una perspectiva de la ciencia jurídica (derecho positivo) –, mientras que la acepción biojurídica será mayormente citada desde la Filosofía del Derecho y desde la Filosofía jurídica (West, Badal y Christie, 2006).


    Gracias al razonamiento de estas cuestiones, llegan las objeciones de conciencia a la modernidad jurídica de los derechos humanos, desde donde apelan al derecho que deben poseer todas las personas de abstenerse o negarse a realizar, ejecutar o accionar según dictan sus responsabilidades adquiridas, fundamentando a través de la Filosofía de la moral, los principios, virtudes, espiritualidades, creencias e ideologías que le son fundamentales dentro de su actuar con base en su ética personal, sustentada también por corrientes teóricas como la bioética, el Bioderecho y la Biojurídica.

    1. El objeto de la objeción: “la

      conciencia”


      La conciencia es la cumbre de la evolución de los humanos, pero es un fenómeno tan peculiar que, hasta ahora, carece de una explicación dinámica y se argumenta que es algo subjetivo, accesible solamente a quien lo experimenta y, por tanto, no observable. (Quijano, 2009, p. 241)


      La conciencia históricamente ha sido objeto de estudio de diversas religiones en el mundo y, en la metáfora teogónica, generalmente reside o forma parte del alma, del latín ánima (que vivifica) o spiritus, cuya raíz indoeuropea es speis, ‘soplar’. Fue objeto de estudio de los filósofos clásicos como Aristóteles (nous, ‘mente’) y tiene como materia más moderna de sus primeras premisas a la Filosofía de la mente.


      En la mitología griega, Psique era una heroína mortal que había recibido el soplo de vida eterna que le permitiría vivir con Cupido. Derivado de psichó, ʻsoplarʼ, el término aludía al último hálito; compone la physis y psique en los cuatro elementos de Empédocles (495-435 a.C.) si, como los griegos, se concibe a la physis el inicio de la vida en la materia. Posteriormente, serán sometidos a la transliteración de alma y el espíritu en castellano y se usarán como referencia para hablar del aliento de vida. Este monismo será luego puesto en duda por Descartes,

      06 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



      quien inicia una corriente dualista para abordar su estudio, y, así, en el mundo precientífico entran en juego como el estudio de dos fenómenos: res cogitan y res extensa, ‘alma-mente’ y ‘materia-cuerpo’ (López, 2007).


      También, el Derecho romano hace grandes aportaciones a la discusión de la conciencia, ya fuera concebida como producto del Fas o Lex divina dictada por sus dioses, o como parte de un ius propio de la lex humana, como códice natural de convivencia y actuar, pero cuyas faltas las resolverían los iusrisprudentes (los que saben de lo justo) en la corte del César. Actus reus non facit reum nisi mens sit rea sería una discusión sobre la intencionalidad de la conciencia en el delito, donde tener conciencia de que se comete un crimen dictaminaría si una persona es culpable o no, misma que retomaría el Derecho de los siglos XIV y XV con el ius humanum escolástico, luego en la época victoriana a nombre del ius naturalismo clásico y en los siglos XIX y principios del XX como ius naturalismo contemporáneo. Seneca (4 a.C. - 65 d.C.) concibió a toda persona humana dotada de dignidad y recomendaba a los amos tener humanidad con los esclavos, a los que su situación solo afectaba su parte corpórea y no a su persona que, como tal, era siempre sui iuris, es decir, con potestad de actuar según su conciencia natural y no la ley terrenal, siendo indiferente para la primera el título de paterfamilias (Vidal, 2002).


      Los escolásticos medievales contribuyeron al desarrollo de esta discusión dualista. Por un lado, teólogos como Santo Tomás de Aquino, cuya principal obra se titulaba Suma teológica, retomaron la herencia aristotélica del alma, la cual, durante la revolución renacentista, el médico y abogado Averroes acercará más al concepto de conciencia y mente supeditada a la carne; mientras que San Agustín de Hipona siguió las concepciones de Platón, Filón y Plotino en la concepción del alma como una entidad espiritual inmaterial encerrada en el cuerpo humano material, lo cual será el planteamiento

      que adoptará el médico Avicena. Hasta 1876, la conciencia fue objeto de estudio de filósofos de la moral, teólogos y fisiólogos experimentales, cuya corriente positivista, promovida por Auguste Comte, llevará a algunos a unirse con el afán de convertirla en un objeto de estudio natural. Los movimientos de las Ciencias Sociales y del hombre (humanistas), por otro lado, abordarán el tema de la libertad de conciencia desde la Teología, la Filosofía de la liberación, la Ética del Derecho, la Psicología social, la Bioética, Psicología de la liberación y el Bioderecho, que llevará a incluirlo en jurisprudencia durante la redacción de la declaración de los Derechos del Hombre (Greenwood, 2011).


      El principal dilema al acercarse a un concepto de conciencia generalizable es que deberemos reducir lo irreductible a través de mecanismos de conexión teórica y semántica entre las diferentes disciplinas y profesiones que utilizan conceptos derivados de sus propios campos de acción, pues, lo que desde un modelo teórico se trata de dogmas de fe o creencias religiosas, para otras es autonomía en los procesos mentales, intencionalidad, adaptación y acción, donde estos dependerán de las estructuras cerebrales, redes neuronales y conexiones sinápticas. Al contrario, en otras áreas, la conciencia se gestará a través de la experiencia, la cultura y sus ideologías sumada a ideologías foráneas y a una ética personal y de cómo los factores culturales e históricos habrán determinado la forma en que los seres humanos se interpretan a sí mismos y a su entorno, para luego defenderse legalmente en nombre de ese subproducto llamado moral, conciencia, ideología o personalidad.


      De este modo, ahora se abordará el concepto de objeción de conciencia a través del contraste con otras conceptualizaciones históricamente paralelas a la figura jurídica. Tómese por ejemplo la desobediencia civil: mientras que el concepto de esta figura se traslapa cada vez más con el de desorden civil, donde actores sociales de moralidades diversas

      Ciencias Sociales 07


      (extraños morales diría Engelhardt) 4 se aglomeran en una protesta que busca modificar una ley o política que se considera injusta, la objeción de conciencia se ha conceptualizado como un derecho de carácter moral e individual para responder al llamado de las creencias religiosas o espirituales antes que a los deberes normativos adquiridos y no sufrir consecuencias legales por ello. Por ejemplo, sobre el activismo de Martin Luther King a favor de los Derechos Civiles en Estados Unidos, se aprecia claramente la dimensión política de la desobediencia civil, ya que la trasgresión lo que se buscaba era un cambio social (Cancino, Capdevielle, Gascón y Medina, 2019).


      Otro concepto históricamente relacionado con la objeción de conciencia es la libertad de conciencia y ha obligado a ensayar complejos modelos explicativos del concepto de conciencia para definir aquello que debemos entender por libertad en relación a dicho término. Para autores que siguen la línea platónica (Nogueira, 2006), la conciencia constituye con el individuo una unidad indisoluble, y la persona “es” tal con su conciencia que la garantía de su libertad le exige, asimismo, al individuo una actuación externa a las leyes terrenales y conforme a sus propios juicios morales.


      Nogueira (2006) defiende que una diferencia entre la libertad de conciencia, la libertad de creencias y libertad religiosa es que, en las dos últimas, el individuo se “adhiere” a una religión, filosofía, ideología o cuerpo de ideas; mientras que la libertad de la conciencia constituye el núcleo central y básico de la defensa de la personalidad del ser humano, y estructura la conformación ética de la persona humana, posibilitando la integridad moral del individuo, su autonomía y el libre desarrollo de su psique, neuma, alma, conciencia o experiencia y, en consecuencia, de su personalidad. Sobre la libertad de creencias el autor afirma:


      comprende las referencias a una relación con un ser superior en una dimensión diferente a la del mundo sensible, vale decir, al mundo de la trascendencia, lo que lleva a la libertad religiosa; como, asimismo, comprende las relaciones con el mundo sensible, con la realidad circundante, la que se denomina libertad ideológica. (p. 20)


      La objeción de conciencia también se diferencia de la evasión de conciencia propuesta por Rawls, en relación con la publicidad del acto:


      La objeción de conciencia es pública en el sentido de ser expresión: la persona objetora comunica su negativa a las autoridades y pide su intervención en el sentido de una exención. En cambio, la evasión de conciencia se caracteriza por su carácter secreto; sería el caso, por ejemplo, de un médico que practica de manera clandestina un aborto ilegal, al considerar que era su deber moral apoyar la solicitud de la mujer. (Cancino et al., 2019, p. 10)


      Dentro de las características que valoran estos autores para el análisis de la persona objetora, en sí su postura surge de convicciones fundamentales, ya sean de índole religioso, ético, o filosófico, que tienen una importancia total para el agente; son disruptivas al entrar en conflicto con un deber jurídico, una práctica administrativa o una política pública; es expresa en el sentido que no se busca ocultar el rechazo, sino, al contrario, se hace manifiesta para obtener una dispensa, y es privada en el sentido de no-política, ya que no se pretende eliminar la norma rechazada del ordenamiento jurídico, sino simplemente ser excusado de su cumplimiento (Cancino et al., 2019).


      Tras las primeras dos décadas del siglo XXI, la objeción de conciencia como figura jurídica ya no se restringe a una resistencia a cumplir con el servicio militar con base en creencias religiosas


  4. En Fundamentaciones de la bioética (1995), Hugo T. Engelhardt hace referencia a “morales extraños” para referirse a las morales particulares de los otros individuos de la sociedad.

08 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



y la figura aboga al derecho de negarse a cumplir otros deberes y responsabilidades de oficio, bajo el mismo principio de defensa individual de creencias profundas ya sea de tipo religioso o espiritual, según defiende el Pacto de Nueva York y al que hace eco el artículo 16 del Proyecto de ley para la libertad religiosa y de culto en Costa Rica, al garantizar la objeción de consciencia religiosa, como un derecho fundamental, coincidente con la doctrina de los derechos humanos, pero señalando previamente sus limitaciones:


[…] quedan fuera del ámbito de aplicación de la esta ley, las actividades y entidades cuya finalidad no conteste a la actividad religiosa y esté relacionada con el estudio, la práctica y experimentación de los fenómenos psíquicos o parapsicológicos, satanismo, ocultismo, astrología, esoterismo, hechicería, prácticas mágicas u otras análogas, y la difusión de ideas puramente filosóficas y humanistas ajenas a la religión. (Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica, 2017, Art. 16)


Estas limitaciones trazan una línea difusa para quienes apelan a la objeción de conciencia desde el humanismo filosófico no cristiano, la Filosofía de la liberación, la Teología de la liberación, la Psicología de la liberación, la moral individual basada en ética personal academizada o no y otras de índole similar, las cuales estarán sujetas a las complejas derivaciones que los magistrados del alto Tribunal deberán hacer con base en el peritaje, su trayectoria, experiencia y análisis, a fin de dictaminar si son o no contenidos de la conciencia los que mueven la conducta de desacato del objetor y cómo esta decisión afecta los derechos de terceros; al menos así lo dicta la Procuraduría General de la República en 2018:


No se trata, por tanto, de verificar si las convicciones que esgrime quien ejerce la objeción de conciencia son justas o injustas, acertadas o erróneas. En principio, la sola existencia de estos motivos podría justificar

la objeción por motivos de conciencia. El problema surge cuando la exteriorización de las propias convicciones morales con el propósito de evadir el cumplimiento de un deber jurídico interfiere el ejercicio de los derechos de otras personas. (párr. 39)


El reconocimiento del derecho de objeción de conciencia en el marco del proyecto de empleo público (no así en el empleo privado) desata un debate teórico-práctico en el ejercicio del deber profesional, donde los casos de objeción de conciencia más controvertidos se vislumbran vinculados a un modelo unidireccional de relaciones de poder: de los que brindan un servicio (como condición de poder pueden brindarlo o dejar de hacerlo si objeta la norma con base en sus creencias) hacia los que dependen de ese servicio. Dicho en otras palabras, desde profesionales que imponen la técnica de sus saberes sobre las creencias de los usuarios (por ejemplo, Inmunohematología giró la orden para transfusión sanguínea a niño de familia Testigo de Jehová sin consentimiento de los padres [Garay, 2000]) a los profesionales que, desde su posición y atestados validados dentro de una institución, apelan a la objeción de conciencia para no acatar una norma técnica con base en sus creencias y la defienden con el conocimiento, habilidades y estrategias académicas adquiridas, dando como resultado que en ambos casos el afectado es aquel que se priva de un servicio en una población que podría estar en riesgo o vulnerabilidad.


Por ejemplo, con la aprobación de la ley sobre el aborto terapéutico y su norma técnica, una vez más se agita la figura jurídica de la objeción de conciencia en ambas direcciones, ya sea desde el profesional que por sus creencias se niega a practicarlo, o desde la paciente que, por su nivel educativo, sus creencias y las que su congregación profesa, no adopta las medidas en favor de su propia seguridad dictaminadas por los expertos, es poco adherente al tratamiento y vagamente entiende las consecuencias a riesgo de muerte, pero que, con base en sus creencias religiosas, opta por actuar según

Ciencias Sociales 09


estas antes que someterse a tratamientos médicos para aquello que técnicamente considera un aborto y un pecado si se analiza desde su fe profesa.


En ambos casos, las creencias religiosas podrían suscitar la idea de apelar por una objeción de conciencia, que, a su vez linda con el principio de beneficencia propuesto por Beauchamp y Childress (2009), en tanto sobrepone y defiende la vida de una conciencia con más años de experiencia que aquella que se está gestando, a fin de evitar el riesgo de perder ambas.


Si bien podríamos admitir que ciertas creencias religiosas son reconocibles entre una comunidad eminentemente cristiana como la occidental y, por tanto, pueden quedar más claro los argumentos para objetar un deber jurídico por razones de conciencia religiosa, se complica en creencias distantes a la cultura costarricense. Por ejemplo, si un empresario musulmán viene a trabajar en Costa Rica y, en el cumplimiento de sus labores, decide solicitar residencia en nuestro país y ser eximido del delito de poligamia a razón de sus creencias religiosas, aunado al hecho de no estar dispuesto a abandonar a su familia en el país de origen, supongamos que no es más factible para él optar por la evasión de conciencia: alquilar una casa grande, traer a sus esposas y salir del país cada 6 meses, o qué sucede (colocándolo hipotéticamente en una posición de vulnerabilidad) si él y sus esposas son refugiados ingresados al país a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).


Asumiendo que el concepto de objeción de conciencia ostenta de cierta validez de constructo, el ejemplo anterior aplica para objetar leyes en razón de la conciencia, donde se entra en terreno pantanoso al objetar en razón de la libertad pluricultural ideológica, filosófica, humanística, ecológica y pacifista no solo basada en creencias cristianas, como se concibió históricamente al permitir a las personas un amparo jurídico para negarse a cumplir el servicio militar por razones de conciencia religiosa.


Un argumento utilizado para salir de este pantano se ha tomado, por un lado, de los padres utilitaristas como Mill y Bentham al proponer que "La mayor felicidad del mayor número es la medida del bien y del mal" y para quienes el fin utilitarista estaría en favor de la felicidad de la mayoría, donde una condición para ese bienestar colectivo versa en no permitir el daño “a los y entre los” actores sociales (Principios de moral y legislación, 1789). Por otro lado, se tomará de los principialistas como Beauchamp y Childress (2019) la referencia al principio de no maleficencia bajo la máxima clásica primum non nocere, ‘lo primero es no dañar’.


Desde el punto de vista anterior, la objeción de conciencia como figura jurídica parece reñir con el principialismo y el utilitarismo cuando se permite la libre objeción de conciencia en el ejercicio privado de una profesión, donde las pautas de atención a las personas usuarias las da el dueño del local o el único profesional del consultorio coincidente con doctrinas más propias del libertarismo, en especial de tipo comercial que se defiende apelando al derecho de admisión y atención de las personas usuarias y que permite una especie de discriminación puntual y solapada con base en creencias profundas mezcladas con prejuicios generalizados.


Aplicando estos dos modelos teóricos al ejemplo del musulmán, podríamos decir que el precedente de las creencias profesas en su cultura en favor de la no maleficencia a su familia, asumiendo que al reubicarlos no se afecta a ellos o a terceros, teniendo en cuenta que la excepción a la regla podría generarles bienestar a sus hijos (beneficencia); la solicitud de su caso podría resultar en favor del objetor a pesar de la moral vigente que señala la monogamia como norma jurídica en nuestro país y siendo que es deber de todo ciudadano costarricense hacerla valer.


En un contraejemplo, el objetor puede ser también un juez que se niega a llevar un caso de esta magnitud debido a que riñe con su creencia en la institución del matrimonio en una sociedad con fuerte arraigo

10 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



de creencias cristianas y duda de si su dictamen final estará parcializado por las mismas, resultando positivo para los implicados un cambio de juez que no tenga dichos dilemas de conciencia para su caso y negativo el retraso del veredicto que podría afectarles de forma significativa al dejarlos en incertidumbre por un plazo indefinido y en condición vulnerable. Otro contraejemplo sería el de un notario que se niega a casar a dos personas del mismo sexo, abogando que va en contra de sus principios cristianos más profundos, siendo eximido de un cargo de discriminación, pero afectando los dos principios anteriores en el ejercicio de su profesión. Otro podría darse desde los modelos de la Teo-terapia licenciada bajo el amparo del ejercicio de la Psicología, donde un psicólogo podría negarse a atender a una persona homosexual objetando con base en sus creencias religiosas, sin que esto produzca menos males o beneficio alguno para el usuario que los propios de haber pagado por un proceso que no se ajusta a sus necesidades ni a las del profesional, cuestión que podría ser vista como poco ética en su relación eficacia-calidad del ejercicio profesional.


Si aceptamos que es mejor un profesional sincero con sus convicciones, porque entiende que estas pueden afectar la calidad del servicio que brindan a través de un rol profesional al que se comprometieron, pero que en la práctica les resulta indivisible de sus creencias y se debate moralmente ante la solicitud de objetividad garante de la técnica que debe aplicar sin perturbación de sus creencias, esto claramente supone un dilema tanto ético, como deontológico y jurídico, que para muchos podría ser una solicitud de autómatas.


Hasta ahora se han abordado casos de objeción de conciencia al servicio militar, a practicar el aborto, a tratamientos médicos y terapias, y a oficiar matrimonios del mismo sexo, mas esta figura jurídica no se restringe a solo estos casos. En Costa Rica, objetar obligaciones educativas de los hijos con base en creencias se formuló como un dilema legal para el sistema público, primero, con las clases de religión en primaria y, segundo, con las guías

de educación sexual y afectividad en secundaria, dilema que se extendería hasta la discusión de los servicios sanitarios inclusivos.


Sobre las clases de religión, no solo pesaba el hecho de la pluralidad de religiones cristianas en Costa Rica versus una religión oficial del estado, sino además que era práctica común en la década de los ochenta preparar al estudiantado de primaria, sin distinción alguna de la organización cristiana en la que se congregara su familia, para su primera comunión dentro de la Iglesia Católica, misma que a la vista de los responsables legales de las personas menores a su cargo (padre, madre, abuela u otros), especialmente aquellos pertenecientes a otras instituciones religiosas no católicas y generalmente profesos cristiano-protestantes, se percibía como una medida intrusiva en la educación religiosa que profesaban en su familia. La cuestión llevó no solo a revisar los contenidos temáticos de las clases de religión de las escuelas, sobre su propósito y si suponían un adoctrinamiento en línea con la fe de la Iglesia Católica, sino que, además, se elevó hasta revisar y objetar sobre iconografía religiosa utilizada dentro de las escuelas.


El alto Tribunal ha privilegiado la objeción de conciencia en materia educativa e indica lo siguiente en la sentencia N°2002-08557:


La libertad de creencias es incompatible con cualquier intento, por parte de los profesores (en general por parte del Estado) de incidir en la formación religiosa de los niños (en general de la población); salvo que el propio interesado (o en representación de los niños sus padres) accediese o solicitare dicho tipo de instrucción. De modo que resulta incompatible con el Derecho de la Constitución la expulsión de las escuelas de aquellos alumnos que se negaren, por objeción de conciencia, a cumplir la obligación de recibir formación o enseñanza religiosa de un tipo determinado. (Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, 2008)

Ciencias Sociales 11


A razón de las inconformidades de un sector de la población de padres de familia con el eje temático y contenido de las guías sexuales, donde expresamente se critica una incómoda postura ideológica que maneja un enfoque pluralista, diverso e inclusivo de las expresiones y conductas sexuales sin un escenario de contraste que las analizara como desviación a la norma, la objeción ideológica tuvo lugar mezclada con la objeción de creencias religiosas, dictando en ese sentido la Sala Constitucional de este país que el dilema ideológico no era de su competencia y derivándolo al Consejo Superior de Educación:


En este caso la competencia de este Tribunal, no apunta a determinar cuál debe ser el contenido específico de las guías sexuales que se impartirán en el sistema educativo nacional […] Al respecto, es importante citar lo que los instrumentos internacionales sobre Derechos Humanos señalan, comenzando por la Declaración Universal de Derechos Humanos, que en su artículo 26, inciso 3, puntualiza que los padres tienen derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a los hijos. (Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, 2012)


En un sentido de pluralismo democrático, el alto Tribunal indicaba que los progenitores o encargados legales deberían ponerse de acuerdo y votar los contenidos de dichas guías sexuales y cualesquiera en general sobre la materia educativa que han de recibir sus hijos, y que el Consejo Superior de Educación debería gestionar esa democratización de los contenidos específicos dentro del sistema educativo.


Este dictamen resulta relevante para la legislación costarricense por apelar a un tipo de objeción ideológica que de fondo parece relacionada con la teoría queer y nos invita a reflexionar sobre la velocidad a la que se mueve la información sobre el avance de nuevas corrientes ideológicas en occidente y su impacto en la sociedad costarricense. Además,


parece reconocerse el derecho a una pluricracia en materia educativa, un espacio para que los centros educativos sean liberados de cierta rigidez curricular, y abre debate sobre la democratización curricular en la educación costarricense en primer y segundo ciclo, donde el dictamen apunta que, mientras en materia de contenidos el alto Tribunal no interfiere, lo demás es un derecho adquirido que les compete a los usuarios y ambas partes deben ponerse de acuerdo. Como último punto, la Procuraduría General de la República dicta:


La aparición de conflictos en la aplicación de derechos fundamentales, por creencias religiosas o de conciencia, no debe de llevar a la parálisis a una sociedad que proclama la libertad de creencias y de culto, así como la neutralidad del Estado. (Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica, 2020, p. 12)

  1. Conclusión


    Tras esta aproximación histórica, las conclusiones se desprenden al conjugar las raíces filosóficas que abordan la objeción de conciencia con el estado actual de nuestra realidad jurídica costarricense. El principialismo, la ética del deber, la ética de las virtudes y cualquier otras son enfoques en la teoría ética que sustentan la Bioética, la Deontología y el Bioderecho, propuestas reflexivas que se han vinculado con leyes modernas que se han desarrollado para procurar la defensa de ciertas libertades morales.


    Desde esta perspectiva, las razones para objetar la conciencia deben ser coincidentes con un bien, donde la disyuntiva es que dicho bien se lo considera mayor que el bien tutelado por la norma y, de no estar claro cuál bien es mayor, se da el beneficio de la duda en tanto la excepción no tenga como consecuencia un mal a terceros.


    En las solicitudes de objetores de conciencia en el ejercicio de la profesión, la resolutoria del Tribunal

    12 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



    Constitucional ordena la apertura de puestos en donde operen o accionen profesionales cuya conciencia no entre en disputa con la norma objetada y beneficie al usuario con un pronto accionar. Los profesionales deben tener claro en qué casos una objeción de conciencia no procede con base en la carga que impone en la salud y la vida de las personas afectadas.


    En ese sentido, la Procuraduría General de la República zanja la disputa sobre la posibilidad de daño resultante para los usuarios cuando las acciones abandonadas por el objetor no son realizadas de forma expedita o en un corto plazo, debido a cierta burocracia en la puesta en marcha de un protocolo técnico en la praxis; por ejemplo, la operación de urgencia de una mujer que ingresa grave a un hospital regional con un embarazo ectópico tubárico, para el único ginecobstetra, no procedería la apelación a la objeción de conciencia.


    Además, abre el debate de si en un estado de derecho, debe normarse en igualdad de condiciones los ámbitos públicos y privados, teniendo en cuenta que, a diferencia de los sistemas privados, los sistemas públicos tienen como agravante el hecho de que la paga por ese servicio se le ha venido cobrando en forma de impuestos a los contribuyentes que hacen uso de este. En otras palabras, cuando un funcionario se niega a brindar un servicio ya pago y contra recibo, algunos podrían aducir que no solo linda con la ética, sino que también lesiona en términos legales; si el hecho de no recibir los beneficios de la atención en un servicio pago es motivo suficiente para admitir una lesión de las garantías de un cliente de servicios privados, hemos de admitir que también representa una lesión para los usuarios de servicios públicos.


    Como principal limitación se encuentra que, al simplificar los supuestos que encierra el ideario de conciencia en Filosofía, Teología, Psicología, en Bioética y en Bioderecho, la jurisprudencia en su praxis incurre en reduccionismos epistemológicos incómodos para interpretar cuándo y cómo el

    ciudadano libre puede objetar una acción que se le demanda con base en su conciencia y se servirá de las creencias religiosas como un punto de partida más o menos objetivo para sustentarlo en sociedades que tienden a ser moralmente pluralistas.


  2. Referencias bibliográficas.


Adams, H. (1991). “Civil disobedience”. The Case of David Thoreau. Editorial BEDAU.


Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica. (2017). Proyecto de ley para la libertad religiosa y de culto. Expediente N°19.099 [Archivo PDF]. https://www.imprentanacional.go.cr/ pub/2017/06/01/ALCA121_01_06_2017.pdf


Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica. (2020). Proyecto de ley para tutelar la objeción de conciencia e ideario [Archivo PDF]. https: /semanariouniversidad.com/wp-con-tent/uploads/2020/11/Informe-22006-Ob-jeción-de-Conciencia.pdf


Beauchamp, T. y Childress, J. (2019). Principles of Biomedical Ethics. Oxford University Press.


Bentham, J. (1789). An Introduction to the Principles of Morals and Legislation. University College of London.


Cancino, M. Capdevielle, P. Gascón, A. y Medina, M. (2019). La objeción de conciencia. Enseñanza Transversal en Bioética y Bioderecho. Instituto de investigaciones jurídicas. UNAM.


Comisión Preparatoria de la Corte Penal Internacional (2002). Examen histórico de la evolución en materia de agresión. Naciones Unidas. https: /www.corteidh.or.cr/tablas/r29046.pdf

Ciencias Sociales 13


Constitución Política de la República de Costa Rica. (1948). Costa Rica. http: /www. pgrweb.go.cr/scij/Busqueda/Norma-tiva/Normas/nrm_texto_completo. aspx?param1=NRTC&nValor1=1&n-Valor2=871& nValor3=101782&pa-ram2=3&strTipM=TC&lResultado=28&s-trSim=simp


Corral, H. (2020). Thomas more on the “king’s great matter” Revista de estudios histórico-jurídicos, (42), 263-287. http: /dx.doi. org/10.4067/S0716-54552020000100263


Engelhardt, H. (1995). Fundamentos de la Bioética.

Grupo Planeta.


Garay, A. (2000). Libertad de conciencia y tratamiento médico: El caso del consentimiento a la transfusión sanguínea. Revista Latinoamericana de Derecho Médico y Medicina. Legal, 5(1), 25-31. https: /www.bi-nasss.sa.cr/revistas/rldmml/v5n1/art5. pdf


GIB. (2012). Consideraciones sobre la objeción de conciencia. Revista Biodebat, 18(66), 13-19.


Greenwood, J. (2011). Historia de la psicología, un enfoque conceptual. McGrawHill.


López, J. (2007). El alma humana y otros escritos inéditos. Publicaciones de la Universidad de Navarra.


Nogueira, H. (2006). La libertad de conciencia, la manifestación de creencias y la libertad de culto en el ordenamiento jurídico chileno. Revista Ius et Praxis, 12(2), 13-

41. https: /dx.doi.org/10.4067/S0718-

00122006000200002


ONU. (1966). Pacto internacional de Derechos Civiles y Políticos [Archivo PDF]. https: / www.ohchr.org/sites/default/files/Docu-ments/ProfessionalInterest/ccpr_SP.pdf


ONU. (2015). Declaración Universal de Derechos Humanos. https: /www.un.org/es/docu-ments/udhr/UDHR_booklet_SP_web.pdf


Procuraduría General de la República. (2018). Opinión Jurídica: 100- J. Sistema Costarricense de Información Jurídica. http:// www.pgrweb.go.cr/scij/busqueda/nor-mativa/pronunciamiento/pro_ficha. aspx?param1=prd&param6=1&ndicta-men=20702&strtipm=t


Quijano, M. (2009). La conciencia. Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM, 52(6), 241-243. https: /www.medigraphic.com/ pdfs/facmed/un-2009/un096a.pdf


Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. (1993). Sentencia N°3173-93 de las 14: 57 horas del 6 de julio de 1993. Sistema Costarricense de Información Jurídica. http: /www.pgrweb.go.cr/scij/busque-da/normativa/pronunciamiento/pro_fi-cha.aspx?param1=prd&param6=1&ndic-tamen=22343&strtipm=t


Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. (2008). Sentencia Nº13421 del 02 de setiembre de 2008. Información jurídica inteligente. https: /vlex.co.cr/vid/-499306046


Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. (2012). Expediente#18-003723-0007-CO,

resolución. Nº2018012322. Poder Judicial. https: /nexuspj.poder-judicial.go.cr/do-cument/sen-1-0007-640925

14 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



Sierra Madero, D. (2012). La objeción de conciencia en México. Bases para un adecuado marco jurídico. Instituto de Investigación Jurídicas, Universidad Nacional Autónoma de México. http: /ru.juridicas.unam.mx/xmlui/hand-le/123456789/11989


Vidal, F. (2002). Del ius romano a los derechos humanos en la convención americana. Biblioteca virtual de la Corte Internacional de Derechos Humanos. https://www.corteidh.or.cr/ tablas/19747.pdf


West, P. Badal, G. y Christie, C. (2006). Conjoined Twins: Bioethics, Medicine and the Law. West Indians Medical Journal, 55(2), 123-124.


Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 ISSN Impreso: 1409-0112 ISSN Electrónico 2215-3586

Período diciembre 2022 - mayo 2023


Ciencias Naturales

015. - 26.

DOI 10.15517/PA.V22I39.53363 Angélica María Osorio Giraldo - Adina Chain Guadarrama

Lindsay Canet Desanti- Juan Carlos Zamora Pereira - Roberto Salom-Pérez


15

Estado actual de las herramientas de manejo del paisaje en Filandia, Quindío, Colombia


Current Status of Landscape Management Tools in Filandia, Quindío, Colombia


Angélica María Osorio Giraldo1

Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), Turrialba, Costa Rica angelica.osorio@catie.ac.cr


Fecha de recibido: 05-02-20 Fecha de aceptación: 01-07-22

Resumen

En las estribaciones de la cordillera central colombiana, límite entre los municipios de Filandia (Quindío) y Pereira (Risaralda), se ubica la cuenca media del cañón del río Barbas, conformada por dos grandes masas boscosas: la Reserva Forestal Bremen-La Popa y el cañón del río Barbas, las cuales, a pesar de estar rodeadas por una matriz agropecuaria, cuentan con un alto número de especies de fauna y flora endémicas y amenazadas. En el año 2005, buscando mejorar la conectividad de este paisaje, la Alcaldía Municipal de Filandia, en convenio con el Instituto Alexander von Humboldt, implementó una serie de prácticas denominadas Herramientas de Manejo del Paisaje. Desde el momento de su realización, la mayoría de las investigaciones se han enfocado en evaluar el aporte de los corredores biológicos a la conectividad, dejando a un lado la evaluación de las demás herramientas implementadas y sin considerar todos los elementos que conforman el paisaje. Durante el primer cuatrimestre de 2017, se aplicó un protocolo de observación cualitativa para determinar el estado actual de cuatro herramientas (corredores biológicos, minicorredores, cercos vivos y árboles dispersos en potrero) y se recolectó, a través de entrevistas semiestructuradas, las percepciones de los productores, los propietarios y los tomadores de decisiones acerca de lo que estas herramientas han representado en términos ambientales y económicos para sus fincas. Se encontró que los cercos vivos y árboles dispersos en potrero han desaparecido en un 57% y 68% respectivamente, mientras que la totalidad de los corredores biológicos y minicorredores implementados aún permanecen. Todos los productores consultados resaltaron los beneficios ambientales que ofrecen las herramientas, más que los económicos. La totalidad de los tomadores de decisiones entrevistados se enfocaron en la necesidad de continuar con una segunda fase del proyecto, a través de la implementación de pasos de fauna.


Palabras clave: conectividad, herramientas de manejo del paisaje, productores, propietarios, tomadores de decisiones.

Abstract

In the foothills of the Colombian central mountain range, bordering between the municipalities of Filandia (Quindío) and Pereira (Risaralda), It is located the middle basin of the Canyon of Barbas River, consisting of two large wooded areas, the Bremen-La Popa Forest Reserve and the Barbas river canyon, which, despite being surrounded by an agricultural matrix, have a high number of endemic and threatened fauna and flora species. In 2005, seeking to improve the connectivity of this landscape, the Municipal Office of Filandia, in agreement with the Alexander von Humboldt Institute, implemented a series of practices called Landscape Management Tools. From the moment of their realization, most of the researches made, has focused only on evaluating the contribution of biological corridors to connectivity, leaving aside the evaluation of the other tools, and without considering all the elements composing the landscape. During the first four-month period of 2017, a qualitative observation protocol was applied to determine the current state of four tools (biological corridors, mini-corridors, live fences and trees scattered in pasture, and



  1. Magister en Manejo y Conservación de Bosques Tropicales y Biodiversidad.

    16 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



    through semi-structured interviews the perceptions of producers, owners and decision makers were collected about what these tools have represented in environmental and economic terms for their farms. It was found that live fences and trees scattered in pasture have disappeared, respectively, by 57% and 68%, while all of the biological corridors and mini- corridors implemented still remain. All the producers consulted highlighted the environmental benefits offered by the tools over the economic benefits. The totality of the decision makers interviewed, focused on the need to continue with a second phase of the project, through the implementation of wildlife passes, although they state that today they do not have the financial resources to execute them.


    Keywords: Connectivity, Decision Makers, Landscape Management Tools, Owners, Producers.


    1. Introducción


      De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), los trópicos, con énfasis en Suramérica, son el área más grande de conversión de bosques a otros usos de la tierra (Lindquist et al., 2012). Casi el 80% del incremento total neto de la superficie agrícola para el período 1980-2000 proviene de coberturas boscosas (Gibbs et al., 2010), con lo cual se han transformado áreas de cobertura natural en agropaisajes.


      Los agropaisajes son mosaicos complejos de fragmentos de bosque, bosques ribereños con formas más lineales y bordes irregulares, áreas en rastrojo, árboles dispersos en potrero y cercos vivos, inmersos en una matriz agropecuaria (Harvey et al. 2008a). Estos elementos se han convertido para algunas especies en la única posibilidad de mantener la conectividad de sus poblaciones (Harvey et al., 2005a; Harvey et al., 2008a; Ranganathan y Daily, 2008), pues además de generar recursos para la vida silvestre, promueven la conectividad estructural y funcional en el paisaje (Harvey et al., 2006; Vílchez et al., 2007) al suscitar conexiones directas entre los parches remanentes de bosque y sitios de paso (Chacón y Harvey, 2008).


      Históricamente, se había asumido que los agropaisajes albergaban poca diversidad, con base en la relación especies-área y las tasas de destrucción del bosque (Lawton y May, 1995; Sáenz et al., 2007). Solo hasta finales de los años noventa, un número progresivo de investigaciones se enfocó

      en resaltar la importancia que tienen los relictos de hábitat natural y algunos sistemas productivos para la conservación de las especies nativas y la oferta de servicios ambientales (Guevara et al., 1998; Harvey y Haber, 1999; Estrada et al., 2000; Lozano-Zambrano et al., 2006; Harvey et al., 2006; Harvey et al., 2008b), generándose una nueva perspectiva sobre los agropaisajes.


      El área de estudio está conformada por dos grandes masas boscosas: la Reserva Forestal Bremen-La Popa y el cañón del río Barbas, ubicadas en los municipios de Filandia (Quindío) y Pereira (Risaralda), Colombia. A pesar de estar inmersa en un paisaje fragmentado por actividades ganaderas, a la fecha, conserva una alta riqueza de especies de flora y fauna, incluyendo endémicas y amenazadas (Mendoza et al., 2007; Barriga y Valderrama, 2015).


      Por toda esta riqueza, así como un gran interés de la comunidad local y regional para participar y desarrollar acciones en pro de un manejo adecuado de los recursos naturales, el Instituto de Investigaciones Biológicas Alexander von Humboldt (IAvH), en convenio con la Alcaldía del municipio de Filandia, instauró varias Herramientas de Manejo del Paisaje (HMP) en predios privados y públicos, en el año 2005. El término HMP es implementado por el IAvH para agrupar a aquellos elementos del paisaje que constituyen o mejoran el hábitat e incrementan la conectividad funcional, para el mantenimiento de la diversidad biológica de un ecosistema fragmentado (Lozano-Zambrano et al., 2006; Rubiano y Guerra, 2014). Algunos ejemplos de las herramientas instauradas en el área de estudio

      Ciencias Naturales 17


      son: corredores biológicos, cercos vivos, sistemas

      agroforestales y bancos dendroenergéticos.


      La presente investigación busca caracterizar el estado actual de cuatro de las herramientas inicialmente establecidas en el paisaje: corredores biológicos, minicorredores, árboles dispersos en potrero y cercos vivos. También, se plantea entender la percepción de los productores y los tomadores de decisiones en términos ambientales, económicos y políticos con respecto a las HMP en el territorio.

    2. Metodología

        1. Antecedentes del área de estudio


          El área de estudio, localizada entre las coordenadas

          75° 35’ 42” O, 4° 40’ 48” N y 75° 39’ 38” O, 4° 42’

          47” N, corresponde a un paisaje rural ganadero ubicado en las estribaciones de la cordillera central colombiana, límite entre los municipios de Filandia y Pereira, Colombia (Figura 1). Tiene un área total de 2461 ha y una elevación entre los 1700 y los 2100

          m.s.n.m. (Mendoza et al., 2007).


          Figura 1


          Ubicación del área de estudio en el límite entre los municipios de Filandia en el departamento del Quindío y Pereira en el departamento de Risaralda,

          Colombia.



          Nota: Tomado de Mendoza et al., 2007.


          El área de estudio fue seleccionada en relación con un análisis de paisajes rurales de los Andes centrales de Colombia, realizado por el IAvH durante el período 2002-2003. Con el propósito de abarcar diferentes indicadores de diversidad para paisajes fragmentados, se realizó una caracterización de tres grupos taxonómicos que corresponden a plantas, aves y hormigas de suelo, y se identificó los elementos del paisaje prioritarios para conservación de la biodiversidad (Mendoza et al., 2007). Los resultados reflejaron que, a pesar de ser un paisaje fragmentado e impactado por la ganadería (el 45.4% del área total corresponde a pastizales), la riqueza total de especies en el paisaje es alta para los tres grupos seleccionados.


          Con base en este estudio, a partir del año 2005, el IAvH estableció lo que hoy se conoce como el corredor Barbas-Bremen, con financiación del proyecto GEF Andes y con el apoyo local de la alcaldía de Filandia, mediante el convenio No. 05-01-24843-056CE del 28 de diciembre de 2005 (Vargas, 2012). El objeto fue contrarrestar la pérdida de hábitat y el aislamiento, que podrían llevar a la desaparición local de varias de las especies amenazadas.


          El corredor Barbas-Bremen representa una franja restaurada de bosque que conecta estas dos áreas, a través de cuatro corredores biológicos, entendidos como zonas de vegetación delimitadas y cercadas de entre 20 y 49 m de ancho cuyo propósito es reconectar fragmentos de bosques (Lozano-Zambrano, 2009). En total estos corredores biológicos suman 48.4 ha de bosque (Figura 2), de la siguiente manera: corredor 1 “Los Monos”, 10.4 ha; corredor 2 “Los Laureles”, 15.6 ha; corredor 3 “Las Pavas”, 9.1 ha; corredor 4 “Los Colibríes”,

          13.3 ha (Vargas, 2012). En conjunto con el bosque continuo, en las áreas protegidas estos corredores contribuyen a la formación de una masa de bosque de más de 1700 ha.

          18 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



          Figura 2


          Corredores biológicos implementados en la cuenca media del cañón del río Barbas.


          Nota: Tomado de Osorio et al. (2019).


          Adicionalmente, al establecimiento de los corredores biológicos, se implementaron en catorce predios estratégicos otras prácticas que incluyen: árboles dispersos en potreros, cercos vivos, minicorredores, sistemas agroforestales, bancos de forraje y bancos dendroenergéticos, todas agrupadas bajo el concepto de “Herramientas de Manejo del Paisaje” (HMP). En algunos predios se concertaron otras labores adicionales como instalación y reparación de cercos de aislamiento en cuerpos de agua y humedales, e instalaciones de bebederos para el ganado, esto como medida de compensación por permitir la implementación de las HMP en los predios. A continuación, se describe brevemente algunas de ellas.


          Árboles dispersos en potrero: algunos son remanentes del bosque original, otros son producto de la regeneración natural o han sido plantados por los productores para producción de madera o forraje (Harvey et al., 2008a).


          Cercos vivos: son elementos lineales de vegetación, empleados para delimitar áreas agrícolas, pasturas y límites de predios (Harvey et al., 2005b).


          Minicorredores biológicos: catalogados como un

          tipo de corredor biológico, su propósito es el mismo,

          generar conexión entre parches de hábitat. El ancho es menor, oscila entre 5 y 19 m (Lozano-Zambrano, 2009).


          El objetivo de la implementación de estas herramientas era aumentar la conectividad estructural dentro del área seleccionada y facilitar el movimiento de la fauna. Con ello, se buscaba acrecentar el número de sitios de descanso, alimentación y percha, así como el acortamiento de las distancias entre sitios de posa o escala, para reducir la energía que los animales deben gastar en vuelo o desplazamiento (Harvey et al., 2004).


          Sumado a estas iniciativas, la Alcaldía de Filandia, desde el año 2004, exonera el pago del impuesto predial anual por hectárea bajo la categoría de conservación, a aquellas fincas localizadas en ecosistemas naturales boscosos y humedales. Para el año 2007, el convenio existente entre el IAvH y la alcaldía de Filandia se liquida. La administración de los corredores biológicos queda entonces a cargo de la Alcaldía de Filandia y la administración de las demás herramientas ubicadas en predios privados a cargo de los propietarios.


          Desde la fecha de implementación de los corredores biológicos, se han realizado diversas tesis e investigaciones dirigidas principalmente a la evaluación de los componentes bióticos, dejando a un lado el estudio del aporte de las demás HMP al ecosistema. Por ejemplo, en el año 2015, el IAvH junto con la Universidad ICESI realizó un informe final de actividades de campo, a partir de la caracterización de flora, ictiofauna, herpetofauna, avifauna y mamíferos (Barriga y Valderrama, 2015).


        2. Evaluación del estado actual de las herramientas de manejo del paisaje y percepción de los actores clave sobre el

      proceso en el territorio


      Para caracterizar el estado actual de las HMP, se desarrollaron dos métodos de recolección de información en campo. El primero corresponde a un

      Ciencias Naturales 19


      protocolo de observación y evaluación rápida de las HMP por predio. Este es un método de observación cualitativa adaptado de Schlesinger (2013), que tiene el objetivo de corroborar la existencia actual de las herramientas dentro del paisaje seleccionado y realizar una descripción rápida de sus características, tales como altura dominante del dosel y dominancia de la copa.


      Para la ejecución de este protocolo, se seleccionaron aquellas herramientas con mayor similitud al bosque original dentro del paisaje y que aportaban reconexión entre fragmentos de bosques: a) corredores biológicos, b) minicorredores, c) cercos vivos y d) árboles dispersos en potrero. El punto de partida para la localización de las HMP en campo fue la base de datos con la información de contacto de los propietarios y la dirección de los predios con herramientas implementadas en el año 2005. Para su ubicación en campo, se solicitó el acompañamiento de la persona encargada o el administrador del predio, asegurando que la gran mayoría de los acompañantes tuviera suficiente claridad sobre la ubicación de las herramientas. Se logró el ingreso para la aplicación del protocolo a trece de los catorce predios seleccionados.


      El segundo método de recolección de información en campo correspondió a entrevistas semiestructuradas para recolectar las percepciones de productores, propietarios y tomadores de decisiones sobre el proceso de las HMP en el territorio. Se realizaron dos tipos de entrevista adaptadas del documento elaborado por Baltodano y Zamora (2010).


      El primer tipo fue dirigido a los productores o propietarios con HMP, con el fin de conocer qué ha representado para ellos en términos económicos y ambientales tener este tipo de prácticas dentro de sus fincas. El segundo tipo de entrevista fue dirigida a los tomadores de decisiones con el objetivo de identificar la disponibilidad política y financiera para continuar con el fortalecimiento de las HMP a futuro.


      Usando la primera entrevista, se consultó a representantes de diez de las catorce fincas seleccionadas. En tres predios con HMP propiedad del municipio de Filandia, y que se encuentran representados legalmente por el alcalde municipal, se aplicó el formato de entrevista para tomadores de decisiones. En la finca El Pinar no fue posible el ingreso. La segunda entrevista se aplicó a siete personas, correspondientes a los cargos más sobresalientes dentro de la administración pública del municipio de Filandia y la coordinación de las áreas protegidas del departamento de Risaralda.

    3. Resultados


      Corredores biológicos: a la fecha, permanecen los cuatro corredores instaurados (Figura 2), con una dominancia de copa mixta (cónica, ovoidal, irregular), en donde sobresalen especies nativas, características de bosques secundarios o áreas en regeneración natural, como: yarumo (Cecropia sp.), cedro (Cedrela sp.), nacedero (Trichanthera gigantea), cordoncillo (Piper sp.), mano de oso (Oreopanax floribundum). Para esta herramienta, se registraron con mayor frecuencia alturas del dosel medias (5 m a 25 m) y altas (˃ 25 m).


      Minicorredores: la totalidad de los minicorredores siguen estando presentes (Tabla 1), con una dominancia de copa mixta y una altura dominante del dosel baja (˂ 5 m) y media (5 m a 25 m).


      Cercos vivos: fueron instaurados en cuatro predios. A la fecha, solo existe el 43% de los cercos vivos establecidos y corresponden a las fincas Sausalito y El Roble (Tabla 1). Los entrevistados aseveraron que esto ocurrió principalmente por la falta de acompañamiento por parte de las instituciones estatales que lideraban el proceso, es decir, al liquidarse el convenio entre la alcaldía y el IAvH, no se continuó con las actividades silviculturales y los árboles murieron.


      Árboles dispersos en potrero: esta herramienta

      presenta una situación similar a la de los cercos

      20 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



      vivos, debido a que el 67% de los arboles dispersos en potrero desaparecieron (Veracruz y Sausalito); el porcentaje restante se mantiene en la finca El Roble.

      Nuevamente, los entrevistados manifestaron la falta de acompañamiento por parte de las instituciones estatales como un factor en la muerte de los árboles.


      Tabla 1.


      Descripción de las cuatro HMP implementadas en cada uno de los predios seleccionados, y su existencia a abril de 2017.


      Núm.

      Nombre predio

      Herramienta de

      Manejo del Paisaje

      Existencia actual


      Núm.

      Nombre predio

      Herramienta de

      Manejo del Paisaje

      Existencia actual

      1

      Santa Clara

      Corredor 1. Los Monos.


      8


      Veracruz

      Corredor 4. Los Colibríes.

      2

      Brasil

      Corredor 1. Los Monos.

      Árboles dispersos en potrero: siembra 100 estacas.


      No

      3

      Guaymaral

      Corredor 1. Los Monos.


      4


      Municipio de Filandia

      Corredor 1. Los Monos.

      Minicorredores: en un

      área de 900 m2 (180 m

      * 5 m), con la siembra de 500 individuos de 18 especies nativas.


      Corredor 2. Los Laureles.

      Corredor 3. Las Pavas.


      5


      El Pinar

      Corredor 2. Los Laureles.


      9


      El Roble

      Cercos vivos: 900 m

      lineales en potreros.

      Corredor 3. Las Pavas.

      Minicorredores: dos minicorredores de 10 m ancho, con un área de 1000 m2, 1500 árboles sembrados.


      6

      Bengala

      Cerca viva: 180 m (30

      estacas).

      No


      7


      Sausalito

      Corredor 4. Los Colibríes.

      Cerco vivo: 413 m (50

      estacas).

      Árboles dispersos en potrero: restauración de áreas en potreros en una superficie de 1782 m2, con árboles nativos y algunos útiles no nativos en las orillas.


      Minicorredores: implementación de cuatro minicorredores de 319 m longitud (0.22 Ha), con la siembra de 666 árboles distribuidos en más de 25 especies nativas.


      10

      La Tunja

      Cercos vivos: 180 m con

      eucalipto y sietecueros.

      No


      11


      El

      Manantial

      Cercos vivos: longitud 193 m, cerco vivo en lindero y cerco muerto para protección de

      árboles.


      No

      Árboles dispersos en potrero: siembra 108 árboles de 9 especies diferentes.


      No


      Ciencias Naturales 21


      En cuanto a la percepción de los actores clave sobre el proceso de las HMP, las entrevistas arrojaron que el 90% de los propietarios entrevistados reconocieron la educación ambiental y la convicción de trabajar en pro del patrimonio ambiental como la principal motivación de pertenecer a este proyecto, aludiendo a que son conscientes de la necesidad de conservar sus recursos naturales. El 10% restante mencionó no conocer el trabajo realizado por el IAvH.


      Además, el 23% de los finqueros indicó que el aumento de animales silvestres en la zona es el principal beneficio ambiental que proveen las HMP a sus fincas. Otros factores como belleza escénica (20%) y mejoramiento de suelos (20%) también fueron reportados por los entrevistados.


      En lo que respecta a los beneficios económicos obtenidos por la venta o el consumo interno de productos provenientes de las herramientas, los resultados indicaron valores más bajos: 10% para madera, 3% para leña y ninguno indicó tener beneficios obtenidos de productos no maderables del bosque. Solamente un entrevistado manifestó que este proyecto no le ha representado ningún tipo de beneficio al predio, al expresar puntualmente: “tener este tipo de herramientas dentro de mi propiedad solamente me generan más trabajo y consumo de dinero para el mantenimiento de estas, siendo un gasto adicional en la finca”.


      El 90% de los participantes manifestó que recomendarían este tipo de proyectos a otras personas para que los implementaran en sus fincas. A su vez, es importante mencionar que el 30% de ellos resaltan la necesidad de acompañamiento por parte de las entidades que lo lideren, haciendo alusión a las herramientas que a la fecha han desaparecido.


      En relación a los resultados de las entrevistas realizadas a los tomadores de decisiones, la totalidad de ellos resaltaron la importancia de continuar y fortalecer el establecimiento de las HMP en otros predios, dentro y fuera del área de estudio, como es el caso de la cuenca baja del cañón del río Barbas.


      De igual manera, manifestaron haber destinado en la disponibilidad presupuestal recursos económicos para programas de fortalecimiento ambiental, tales como reforestación, cerramientos, educación ambiental, compra de predios para protección de microcuencas, fortalecimiento del plan de gestión integral de residuos sólidos, entre otros.


      El 43% de ellos argumentaron la necesidad de la implementación de pasos de fauna que conecten ambos márgenes de la vía que comunica el municipio de Filandia con la ciudad de Armenia, para lograr reducir el porcentaje de animales atropellados en la carretera; aunque manifestaron que en la actualidad no se cuentan con recursos económicos suficientes para la implementación de esta segunda fase.

    4. Discusión


      La información colectada a través de las entrevistas indica que la desaparición o la permanencia de las diferentes HMP en el territorio está asociada con sus características. Por ejemplo, los corredores y los minicorredores han permanecido a través del tiempo gracias al hecho de estar delimitados por un cerco y aislados de los efectos negativos de actividades antrópicas y ganaderas, lo cual ha permitido la generación de rebrotes y el crecimiento de nuevas plántulas. Por el contrario, los cercos vivos y árboles dispersos en potreros no cuentan con delimitación clara, de modo que requieren de mayores esfuerzos para evitar su depredación por bovinos y mayores cuidados por parte de los administradores de los predios; a raíz de ello, el resultado ha sido su desaparición.


      Dentro de la planeación del proyecto “Análisis de paisajes rurales de los Andes centrales de Colombia”, no se contempló la opción de brindar asesoría y asistencia técnica a los propietarios después de finalizado el convenio, sumado a que la mayoría de los entrevistados no visualizaron a las HMP como un beneficio económico (por ejemplo: generación de ingresos producto de la venta de madera de los cercos vivos), lo cual resultó en la pérdida de estas a través del tiempo.

      22 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



      Lo anterior se reflejó en la información obtenida de las entrevistas realizadas a los productores, quienes resaltaron más los beneficios ambientales de las herramientas que los económicos. Incluso, se mencionó que las herramientas se convirtieron en un gasto adicional, por lo que indican que recomendarían este tipo de prácticas a otros productores, siempre y cuando no representaran un gasto económico.


      De acuerdo con algunos autores como Vandermeer et al. (2008) y Lozano-Zambrano (2009), en las zonas tropicales, los parches de diferentes tipos de agricultura evidencian una matriz compleja y dinámica, que es necesario entender para proyectar medidas que conduzcan a la conservación de la biodiversidad. Por ende, la planeación en el territorio requiere entender las necesidades y las maneras de pensar y de actuar de los grupos humanos que hacen parte del paisaje (Gutiérrez et al., 2012; Navarro y Milla, 2017).


      Bajo esta línea de pensamiento, las acciones tomadas dentro de la propiedad privada afectan el paisaje circundante, de manera que solo un manejo integrado, en donde las unidades de conservación y producción dentro de la matriz agrícola se gestionen conjuntamente, logrará la sostenibilidad a largo plazo, incluso después de concluidos los proyectos (Selin y Chevez, 1995; Daily et al., 2001; Harvey et al., 2008b).


      El futuro de la biodiversidad en los bosques depende de la gestión eficaz de los paisajes modificados por acciones antrópicas (Gardner et al., 2009); por lo tanto, los tomadores de decisiones juegan un papel fundamental en la planeación del territorio y en la ejecución de proyectos en pro de la conservación de la biodiversidad, lo cual requiere de voluntad política pero también de investigaciones científicas que permitan tomar decisiones basadas en estudios (Auer et al., 2020).

    5. Conclusiones


      La herramienta que dio origen a la creación de este proyecto fue la implementación de los corredores biológicos entre el cañón del río Barbas y la Reserva Forestal Bremen-La Popa. Las demás HMP fueron empleadas como medidas de compensación (bebederos para el ganado, cerramiento de humedales y cuerpos de agua) a los propietarios por permitir las actividades de reforestación en sus predios. Visto desde esta perspectiva, se podría considerar que el proyecto ha sido exitoso, dado que la totalidad de los corredores biológicos existen a la fecha.


      En relación con los resultados arrojados por las entrevistas, se evidenció que aquellas herramientas que requerían mayores cuidados y esfuerzos por manos de los productores, como cercos vivos y árboles dispersos en potrero, fueron más propensos a la desaparición. De igual manera, los propietarios y productores resaltan más los beneficios ambientales, sobre los económicos, que las herramientas les proveen, donde sobresalen el aumento de animales silvestres en la zona, belleza escénica y mejoramiento de suelos. La totalidad de los entrevistados recomendarían este tipo de prácticas a otros productores, siempre y cuando estén desprovistos de cualquier interés económico.


      Asimismo, la totalidad de los actores tomadores de decisiones entrevistados destacan la importancia de la cuenca media del cañón del río Barbas para la zona y la necesidad de continuar con una segunda fase del proyecto corredores Barbas-Bremen, a través de la implementación de ecoductos y puentes que promuevan la movilidad de la fauna silvestre, para reducir la mortalidad en la carretera Filandia-Armenia, aunque a la fecha no se cuente con los recursos económicos suficientes para ejecutarlos.

      Ciencias Naturales 23


    6. Referencias bibliográficas


    Auer, A., Natinzon, P., Murillo, N. y Manchado, J. (2020). Análisis de decisión multi-criterio, aportes para una gestión sostenible del territorio rural del Partido de Balcarce. Revista Estudios Ambientales-Environmental Studies Journal, 8(1), 59-94.


    Baltodano, A. y Zamora, J. (2010). Estrategia para la consolidación de la conectividad en un sector del Corredor Biológico San Juan-La Selva: un esfuerzo para la preservación de las rutas de migración en los ecosistemas mesoamericanos [Tesis de licenciatura no publicada]. Universidad de Costa Rica.


    Barriga, J. y Valderrama, C. (2015). Informe final de actividades de campo levantamiento de la información biológica de la ventana de biodiversidad municipio de Filandia Quindío. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y Universidad ICESI.


    Chacón, M. y Harvey, C. (2008). Contribuciones de las cercas vivas a la estructura y la conectividad de un paisaje fragmentado en Río Frío, Costa Rica. En C. Harvey, y J. Sáenz (Eds.), Evaluación y conservación de biodiversidad en paisajes fragmentados de Mesoamérica (pp. 225-248). Instituto Nacional de Biodiversidad,


    Daily, G., Ehrlich, P. y Sánchez, A. (2001). Countryside biogeography: use of human dominated habitats by the avifauna of southern Costa Rica. Ecological Applications, 11(1), 1–13.


    Estrada, A., Cammarano, P. y Coates, R. (2000). Bird species richness in vegetation fences and in strips of residual rain forest vegetation at Los Tuxtlas, Mexico. Biodiversity and Conservation, 9(10), 1399-1416.


    Gardner, T., Barlow, J., Chazdon, R., Ewers, R., Harvey, C., Peres, C. y Sodhi, N. (2009). Prospects for tropical forest biodiversity in a human-modified world. Ecology Letters 12 (6), 561-

    582.


    Gibbs, H., Ruesch, A., Achard, F., Clayton, M., Holmgren, P., Ramankutty, N. y Foley, J. (2010). Tropical forests were the primary sources of new agricultural land in the 1980s and 1990s. Proceedings of the National Academy of Sciences, 107(38), 16732-16737.


    Guevara, S., Laborde, J. y Sánchez, G. (1998). Are isolated remnant trees in pastures a fragmented canopy? Selbyana, 19(1), 34-43.


    Gutiérrez, F. V., De, C. R., Imbach, A., Rica, C. y San, G.

    F. (2012). Mapeo de áreas prioritarias para la restauración del paisaje forestal y mejora de los medios de vida de comunidades rurales en el altiplano de San Marcos, Guatemala. Bois et forêts des tropiques, 313, 73-83.


    Harvey, C. y Haber, W. (1999). Remnant trees and the conservation of biodiversity in Costa Rican pastures. Agroforestry Systems, 44(1) 37-68.


    Harvey, C., Tucker, N. y Estrada, A. (2004). Live fences, isolated trees, and windbreaks: tools for conserving biodiversity in fragmented tropical landscapes. En G. Schroth, G. A. da Fonseca, C. A. Harvey, C. Gascon, H. L. Vasconcelos y A.-M. Izac (Eds.), Agroforestry and Biodiversity Conservation in Tropical Landscapes (pp. 261-289). Island Press.


    Harvey, C. A., Alpízar, F., Chacón, M. y Madrigal,

    R. (2005a). Assessing linkages between agriculture and biodiversity in Central America: Historical overview and future perspectives. Mesoamerican & Caribbean Region, Conservation Science Program. The Nature Conservancy (TNC).

    24 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



    Harvey, C., Villanueva, C., Villacís, J., Chacón, M., Muñoz, D., López, M., Ibrahim, M., Gómez, R., Taylor, R. y Martinez, J. (2005b). Contribution of live fences to the ecological integrity of agricultural landscapes. Agriculture, Ecosystems & Environment, 111(1-4), 200-230.


    Harvey, C., Medina, A., Sánchez, D., Vílchez, S., Hernández, B., Sáenz, J, Maes, J. M., Casanoves, F. y Sinclair, F. (2006). Patterns of animal diversity in different forms of tree cover in agricultural landscapes. Ecological Applications, 16(5), 1986-1999.


    Harvey, C., Guindon, C., Haber, W., Hamilton, D. y Murray, K. (2008a). Importancia de los fragmentos de bosque, los árboles dispersos y las cortinas rompevientos para la biodiversidad local y regional: El caso de Monteverde, Costa Rica. En C. Harvey y J. Sáenz (Eds.), Evaluación y conservación de biodiversidad en paisajes fragmentados de Mesoamérica (pp. 289-325). Instituto Nacional de Biodiversidad.


    Harvey, C., Komar, O., Chazdon, R., Ferguson, B., Finegan, B., Griffith, D., Martinez Ramos, M., Morales, H., Nigh, R., Soto, L., Van Breugel,

    M. y Wishnie, M. (2008b). Integrating agricultural landscapes with biodiversity conservation in the Mesoamerican hotspot. Conservation Biology, 22(1), 8-15.


    Lawton, J. y May, R. (1995). Extinction rates. Oxford University.


    Lindquist, E., D’Annunzio, R., Gerrand, A., MacDicken, K., Achard, F., Beuchle, R., Brink, A., Eva, H., Mayaux, P. y San-Miguel-Ayanz, J. (2012). Cambio de uso de las tierras forestales mundiales 1990 - 2005. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

    Lozano, F. (2009). Herramientas de manejo para la conservación de biodiversidad en paisajes rurales. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt.


    Lozano, F., Vargas, A., Vargas, W., Jiménez, E., Mendoza, J., Caycedo, P., Aristizabal, S., Ramirez, D., Murillo, X. y Ríos, C. (2006). Modelo de manejo sostenible de paisajes rurales para la conservación de la biodiversidad en la región andina colombiana. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt.


    Mendoza, J., Jiménez, E., Lozano, F., Caycedo, P y Renjifo, L. (2007). Identificación de elementos del paisaje prioritarios para la conservación de biodiversidad en paisajes rurales de los Andes Centrales de Colombia. En C. Harvey y J. Sáenz (Eds.), Evaluación y conservación de biodiversidad en paisajes fragmentados de Mesoamérica (pp. 251-288). Instituto Nacional de Biodiversidad.


    Navarro, G. y Milla, V. (2017). Costa Rica y su marco actual de políticas agroambientales. Hacia un modelo exitoso de restauración en paisajes rurales. Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE).


    Osorio, A., Chain, A., Canet, L., Zamora, J. y Salom-Pérez, R. (2019). Evaluación de la conectividad del paisaje de la cuenca media del cañón del río Barbas, municipio de Filandia, Colombia. Mesoamericana, 23(1), 17-39.


    Ranganathan, J y Daily, G. (2008). La biogeografía del paisaje rural: oportunidades de conservación para paisajes de Mesoamérica manejados por humanos. En C. Harvey y J. Sáenz (Eds.), Evaluación y conservación de biodiversidad en paisajes fragmentados de Mesoamérica (pp. 15-30). Instituto Nacional de Biodiversidad.

    Ciencias Naturales 25


    Rubiano, D. y Guerra, G. (2014). Incorporando biodiversidad en el Valle del Cauca. Diseño y establecimiento de herramientas de manejo del paisaje. Federación Nacional de Cafeteros de Colombia y Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca.


    Sáenz, J., Villatoro, F., Ibrahim, M., Fajardo, D. y Pérez, M. (2007). The relation between bird communities and vegetation in agricultural landscapes dominated by cattle in Costa Rica, Nicaragua and Colombia. Agroforestería en las Américas, (45), 37-48.


    Schlesinger, P. (2013). Land cover and land use data sampling protocol, minimum requirements for field data sampling. Centro agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza.


    Selin, S. y Chevez, D. (1995). Developing a collaborative model for environmental planning and management. Environmental Management, 19(2), 189-195.


    Vandermeer, J., Perfecto, I., Philpott, S. y Chappell,

    M. (2008). Reenfocando la conservación en el paisaje: la importancia de la matriz. En C. Harvey y J. Sáenz (Eds.), Evaluación y conservación de biodiversidad en paisajes fragmentados de Mesoamérica (pp. 75-104). Instituto Nacional de Biodiversidad.


    Vargas, W. (2012). Establecimiento de una línea de monitoreo para el corredor Barbas Bremen, Filandia – Quindío: informe final del convenio No. 12-12/024.12/067-181CE. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y Universidad ICESI.


    Vílchez, S., Harvey, C., Sánchez, D., Medina, A., Hernández, B. y Taylor, R. (2007). Diversidad y composición de aves en un agropaisaje de Nicaragua. En C. Harvey y J. Sáenz (Eds.), Evaluación y conservación de biodiversidad en paisajes fragmentados de Mesoamérica (pp. 547-576). Instituto Nacional de Biodiversidad.

    26 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



    Agradecimientos


    Al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos por el financiamiento económico para la realización del presente trabajo. A la Alcaldía Municipal de Filandia por el suministro de la base de datos de los predios con HMP. A todos los distintos actores que participaron de las entrevistas y del acompañamiento durante el protocolo de observación, por disponer un poco de su tiempo y compartir sus conocimientos y observaciones. A Socorro Giraldo, Gladis Cuadros, Fernando Builes, Camilo Castrillón y Andrea Osorio por su apoyo incondicional, y muy especialmente a Hernán Osorio (DEP) por el acompañamiento durante toda la fase de campo.


    Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 ISSN Impreso: 1409-0112 ISSN Electrónico 2215-3586

    Período diciembre 2022 - mayo 2023


    Ciencias Naturales

    027. - 041.

    DOI 10.15517/PA.V22I39.53365 Luis Alexis Jiménez-Barboza - Alina M. Gamboa-Villalobos 27


    Desarrollo e implementación de una metodología simple para cuantificar el potencial microbiológico de contaminación en laboratorios de investigación y docencia


    Development and Implementation of a Simple Method for Quantify Potential Microbial Contamination in Teaching and Research Laboratory Spaces


    Luis Alexis Jiménez-Barboza1

    Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente, Costa Rica.

    luis.jiménezbarboza@ucr.ac.cr


    Alina M. Gamboa-Villalobos2

    Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente, Costa Rica

    alinagamboa02@gmail.com


    Fecha de recepción: 14-10-22 Fecha de aceptación: 20-11-22 Resumen

    En este artículo se ha desarrollado e implementado un método basado en muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri, con el fin de cuantificar fácilmente la contaminación microbiana en diferentes áreas del Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente, Universidad de Costa Rica. La metodología permite determinar el potencial de contaminación de distintas zonas mediante el Conteo de Unidades Formadoras de colonias biológicas (CFU), las cuales se forman en las placas Petri luego de haber sido abiertas por un tiempo definido en cada espacio y luego de una etapa de incubación determinada. Las condiciones optimizadas en este estudio dieron como resultado un tiempo de apertura de placa de 2 h, seguido por un período de incubación de 48 h a 37 °C. En cuanto al potencial de contaminación, se han encontrado diferencias estadísticamente significativas entre los 6 espacios de laboratorio estudiados, al emplear 3 repeticiones de placa Petri por área durante 5 muestreos semanales de monitoreo ambiental. La zona más contaminada resultó ser el área de lavado y autoclave, seguida por la mayoría de las áreas principales de trabajo para estudiantes e investigadores y de preparación de cristalería. La zona que presentó la menor generación de CFU fue la correspondiente a la preparación de reactivos y uso de equipos de laboratorio. Este método se puede adaptar de forma sencilla a otros laboratorios de docencia e investigación que requieran inspeccionar el potencial de contaminación que poseen diferentes espacios de trabajo, ajustando la etapa de apertura de placa y de incubación para una generación adecuada de CFU. Este es el primer protocolo de monitoreo ambiental microbiológico desarrollado en el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica.


    Palabras clave: Unidades formadoras de colonia, UFC, CFU, microbiología, muestreo ambiental pasivo, esterilidad, medio de cultivo, laboratorio, metodología.


    1. M.Sc. en Biotecnología. Departamento de Ciencias Naturales de la Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente.

    2. Bach. Laboratorista Químico. Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente, Costa Rica.

      28 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



      Abstract

      In this article it has been developed and implemented an environmental air monitoring-based method to easily quantify microbial contamination in different areas of the Laboratorio de Biotecnología, at the Occidente Campus of Universidad de Costa Rica. It determines potentially polluted zones by counting the viable fallout onto Petri dishes left open that, after incubation, give rise to microbial colony forming units (CFU). The optimized conditions for this study resulted in a Petri dish opening time of 2 h followed by an incubation period of 48 h at 37 °C. This method can be simply adapted to other teaching and research laboratories by segmenting the main working spaces into different areas (depending on the nature and activities they present) and adjusting the Petri dish opening time and incubation conditions to allow proper CFU formation. It has been found statistically significant differences among the 6 studied laboratory spaces by using 3 Petri dishes replicates per area during 5 sampling weeks of environmental monitoring rounds. The most polluted area resulted to be the washing and autoclaving area; followed by most of the laboratory working benches. The least contaminated area comprised the one destined to the preparation of reagents and use of laboratory equipment. This is the first microbial environmental monitoring protocol ever developed at the Laboratorio de Biotecnología at Occidente Campus of Universidad de Costa Rica. It will facilitate a better use, distribution, and maintenance of clean areas within the laboratory to implement more complex and specialized methodologies that demand better microbiological conditions in the near future.


      Keywords: Colony Forming Unit, CFU, Microbiology, Microbial Environmental Monitoring, Methodology, Culture Media, Sterility, Laboratory.


      1. Introducción


        Uno de los principales retos que enfrentan gran cantidad de laboratorios enfocados en la aplicación y mejoramiento de procesos de calidad es la contaminación microbiológica (Bykowski y Stevenson, 2020; Dennis, Owora y Kirkpatrick, 2015; Lavelle, 2020; Sanders, 2012a y 2012b; Suvikas-Peltonen et al., 2017). Los laboratorios de Biotecnología y Microbiología son especialmente afectados por la contaminación del entorno (Aguilar-Cascante, 2000; Genzen, 2020; Leifert, Morris y Wates, 1994), ya que implementan metodologías en donde mantener condiciones asépticas es fundamental para la generación de datos confiables (Leifert et al., 1994). Esto incluye también laboratorios destinados a la docencia e investigación (Romero-Bohórquez, Castañeda y Acosta, 2016). Por lo anterior, es recomendable que cualquier tipo de laboratorio posea controles periódicos que aseguren la limpieza y estado óptimo de los lugares de trabajo (Ezzelle et al., 2008; Genzen, 2020; Stevens, 2003).

        En aquellos laboratorios donde es fundamental el aseguramiento de las condiciones asépticas en distintas áreas de trabajo se vuelve imperativo desarrollar métodos de control y detección del potencial de contaminación de cada zona de trabajo (Ashour, Mansy y Eisha, 2011; Leifert y Woodward, 1998); esto es determinar las regiones o zonas más limpias y las más propensas a presentar partículas asociadas a bacterias, polen, hongos, entre otros. Lo anterior permite reducir la exposición de materiales y muestras a los contaminantes, sus fuentes, además de estandarizar condiciones de trabajo que aseguren los mejores resultados asépticos (Gordon, Staerk y Roesti, 2014; Stärk, 2020).

        1. Definición del potencial de

          contaminación


          Para la implementación de técnicas biotecnológicas avanzadas (como el cultivo in-vitro de tejidos) es necesario, en primera instancia, conocer el ambiente de trabajo (Mroginski y Roca, 1991). Una forma de determinar esto es mediante la cuantificación de la carga microbiana del aire en las zonas de interés,

          Ciencias Naturales 29


          lo cual se puede determinar mediante monitoreos ambientales. El objetivo de estos ensayos consiste en determinar las condiciones microbiológicas de una o varias zonas de interés (Pérez y Sánchez, 2010). En estudios microbiológicos, una manera rápida, sencilla y de bajo costo para analizar y cuantificar el potencial o grado de contaminación de distintas áreas se basa en el conteo de Unidades Formadoras de Colonias biológicas (CFU por sus siglas en inglés), las cuales crecen en contenedores que poseen medio de cultivo nutritivo para una amplia gama de microorganismos (Sieuwerts et al., 2008).

        2. Métodos para cuantificar el

          potencial de contaminación por

          microorganismos


          En Italia Pasquarella, Pitzurra y Savino (2000) estandarizaron muestreos de aire por métodos pasivos (sedimentación en placas) para la medición de la contaminación microbiana del ambiente en diversos entornos. Basados en lo anterior, establecieron un Índice de Contaminación Microbiana del Aire (IMA), que permite caracterizar y cuantificar el potencial de contaminación que produce el aire de cada área estudiada. Con la ventaja de ser un método barato, se puede aplicar en condiciones estériles, pues permite la toma de muestras simultáneamente y además, aporta resultados confiables y comparables.


          Por otro lado, Romero-Bohórquez et al. (2016) realizaron un monitoreo de la calidad del aire mediante una metodología de muestreo pasivo de sedimentación por placa para determinar la calidad microbiana del aire en un laboratorio universitario. El estudio permitió la caracterización y clasificación del riesgo microbiológico del laboratorio y apuntó la necesidad de implementar medidas de desinfección y ventilación con el fin de disminuir la carga microbiana en el aire.


        3. Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de

Costa Rica


Este estudio representa el primer análisis de monitorio ambiental microbiológico realizado en la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica, con el fin de determinar las zonas específicas del Laboratorio de Biotecnología más adecuadas para aplicar metodologías avanzadas (tanto de docencia como de investigación) que requieren un manejo óptimo de la técnica aséptica, incluyendo técnicas en el campo de la Biología molecular, Microbiología, y cultivo in-vitro de tejidos vegetales. Además, la metodología y análisis de resultados mostrados en este artículo permite determinar y establecer, de forma general, el potencial de contaminación microbiológico de distintas áreas clave de un laboratorio de manera rápida y accesible con el fin de establecer las condiciones óptimas de trabajo.

  1. Fundamentación metodológica


    El método desarrollado en este estudio utilizó un muestreo ambiental pasivo mediante sedimentación en placa Petri, para el cual se seleccionó tiempo de muestreo, tiempo de incubación y temperatura de incubación como variables de control, según las pautas establecidas en el método del IMA (Pasquarella et al., 2000) con modificaciones basadas en Pérez y Sánchez (2010) con respecto a los tiempos de muestreo.

      1. Lugar de estudio


        El estudio se realizó en el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente, ubicado en el Recinto de Grecia de la Universidad de Costa Rica durante el segundo semestre del 2021. Dicho laboratorio posee un área aproximada de 63 m2 (9 x 7 m), con una capacidad para 10 estudiantes, y cuenta con una entrada principal y una salida de emergencia. Además, posee un cuarto de lavado y autoclave de utensilios de laboratorio, así como un área independiente para trabajo con electroforesis

        30 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



        y biología molecular, ambas separadas del resto de las áreas de trabajo del laboratorio; asimismo, cuenta con 2 flujos laminares (uno para trabajo microbiológico y otro para cultivo in-vitro vegetal). Se destaca el uso del Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente no solo para investigación, sino también para docencia en cursos de bachillerato como B0303 Laboratorio de Introducción a la Genética Humana, MB2000 Fundamentos de Microbiología para Laboratoristas Químicos y RP2100 Fundamentos de Técnicas Biotecnológicas, y cursos de licenciatura como LQ0019 Laboratorio de Instrumentación y Técnicas Biotecnológicas, así como para cursos de posgrado como SP6611 Variación Genética y Conservación.


      2. Consideraciones para la división de las áreas de estudio


        Uno de los primeros pasos para realizar un monitoreo ambiental es distribuir el espacio físico a estudiar en zonas de muestreo, tomando en

        cuenta su función, características o naturaleza de las actividades comúnmente realizadas en cada una. Para este estudio, el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente se dividió en 6 áreas. El área 1 se destina a la preparación de reactivos y uso de equipos de laboratorio (como balanzas, centrífugas, calentadores, pH-metro, entre otros); las áreas 2, 3 y 5 son zonas de trabajo para investigadores y estudiantes; el área 4 se utiliza como superficie para la colocación, manipulación y preparación de útiles de laboratorio, y el área 6 corresponde al área de autoclave, lavado y secado de materiales del laboratorio. La Figura 1 ilustra la distribución realizada para los muestreos ambientales microbiológicos efectuados mediante la presente metodología.


        Figura 1


        Croquis (no a escala) de la distribución de las áreas del Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica para el muestreo ambiental pasivo mediante sedimentación en placa Petri


        Ciencias Naturales 31


        En color gris se muestran las 6 áreas seleccionadas para cada muestreo microbiológico (1= área de equipos; 2, 3 y 5= áreas de trabajo; 4= área de preparación de cristalería; 6= área de lavado), incluyendo un área control que corresponde al flujo laminar donde se trabaja en condiciones asépticas. En cada muestreo, cada zona contó con 3 réplicas independientes (placas Petri con medio de cultivo general Agar Nutritivo DifcoTM) posicionadas según se ilustra en la figura (excepto en el área control donde las 3 placas Petri se dispusieron de manera aleatoria).

      3. Preparación de material y medio de

        cultivo


        Se utilizó Agar Nutritivo marca DifcoTM como medio de cultivo general, a una concentración de 23 g/L utilizando agua destilada. Para su preparación, el medio se calentó en una plantilla térmica hasta su ebullición, donde se dejó hervir por 1 minuto. Finalmente, el medio fue trasferido a una botella de vidro para su autoclave. Toda la cristalería y materiales de laboratorio, así como los medios de cultivo, se esterilizaron en una autoclave tipo cilindro durante 20 min a 121 °C y a una presión de 15 psi.


        Se utilizaron placas Petri de vidrio borosilicato de 9.5 cm de diámetro. Una vez esterilizadas, se procedió al llenado de cada una con alrededor de 25 ml de medio de cultivo en condiciones asépticas en el flujo laminar. Para evitar un exceso de condensación en las placas recién preparadas, estas se dejaron parcialmente abiertas dentro del flujo laminar hasta la solidificación del medio.

      4. Muestreos ambientales pasivos

        mediante sedimentación en placa Petri


        Se realizaron muestreos semanales. Una vez preparadas las placas Petri estériles con medio de cultivo general, se colocaron 3 de ellas por cada área de interés del laboratorio (ver Figura 1). Para su disposición, es importante mantener el orden


        de cada placa (réplica), así como una distancia aproximadamente similar entre ellas en cada zona para cada muestreo. Una vez colocadas, las placas se abren por un periodo de tiempo definido (en este caso, 1 h y 2 h). Finalizado el tiempo, se cierran y se sellan con plástico adhesivo para ser mantenidas en una incubadora a 37 °C por 48 o 96 horas. Una vez determinado el periodo de apertura idóneo de las placas, así como el tiempo de incubación más adecuado (según las condiciones específicas del laboratorio), se realizaron un total de 5 muestreos semanales con el fin evaluar las condiciones microbiológicas de las 6 áreas de interés del Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente.

      5. Conteo de unidades formadoras de

        colonias (CFU)


        Como variable respuesta, para evaluar los resultados de la aplicación de este protocolo, se utilizaron las unidades formadoras de colonias (CFU) obtenidas en cada placa Petri después del periodo de incubación. Esta es una variable frecuentemente en los estudios microbiológicos para el recuento de microorganismos y que, en este estudio, representa el potencial de contaminación que posee cada área del laboratorio evaluada. El conteo de CFU se realizó utilizando un contador de colonias que posee una luz fluorescente que facilita el proceso.

      6. Análisis de los datos


    El análisis de resultados utilizando este protocolo se realizó mediante el programa estadístico abierto R (“R Project for Statistical Computing: a Language and Environment for Statistical Computing”, https:// www.R-project.org/).


    Para verificar el efecto del área de laboratorio sobre la variable respuesta (CFU) durante los muestreos, se utilizó un modelo generalizado lineal basado en la distribución de Poisson. Se realizó un análisis de varianza (ANOVA) utilizando un nivel de significancia de 0.05 con el fin de

    32 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



    detectar diferencias significativas en el potencial de contaminación microbiológica entre las áreas de laboratorio de interés (ver Figura 1). En caso de obtener diferencias significativas, se implementó una prueba post-hoc de Tukey HSD con el fin de determinar cuáles áreas son significativamente distintas entre sí (Pair-Wise Comparison Test) en cuanto a su capacidad de generar CFU.

  2. Resultados y discusión


      1. Establecimiento del protocolo para cuantificar el potencial microbiológico

        de contaminación


        Se logró establecer un protocolo de monitoreo ambiental adaptado a las condiciones del Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la

        Universidad de Costa Rica. La Figura 2 ilustra el resultado típico de uno de los muestreos semanales realizados utilizando los intervalos de tiempo de apertura seleccionados (1 h y 2 h). Se determinó que el tiempo de apertura idóneo de las placas bajo las condiciones específicas del laboratorio fue de 2 h.


        Figura 2


        Crecimiento de CFU en 6 áreas específicas del Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica, utilizando distintos tiempos de apertura de placa durante los muestreos ambientales pasivos


        Ciencias Naturales 33


        A) Muestreo con apertura de placa de 1 h. B) Muestreo con apertura de placa de 2 h. Todas las placas contienen agar nutritivo marca DifcoTM como medio de cultivo general, a una concentración de 23 g/L.


        En cuanto a las condiciones de incubación de las placas Petri, la Figura 3 muestra el comportamiento general de 3 réplicas en cuanto a la producción de las CFU luego de los 2 periodos de crecimiento examinados en este estudio. Se determina que, luego del proceso de muestreo, la temperatura y tiempo de incubación aptos es de 37 °C por 48 h (2 días). Periodos de incubación mayores a dos días no permitían un conteo adecuado de las colonias discretas porque se daba un crecimiento excesivo de estas (ver Figura 3). Se sabe que, cuando los microorganismos se encuentran bajo condiciones ambientales favorables de humedad y temperatura, así como en un medio adecuado que brinda los nutrientes necesarios, se favorece su crecimiento y proliferación (Junco y Rodríguez, 2001)proporcionándoles las condiciones ambientales adecuadas. Los microorganismos en fase de crecimiento realizan réplicas de sí mismos y requierende los elementos que se encuentran en su composición química. Se le deben brindar los elementos nutritivos en una forma accesible desde el punto de vista metabólico. Además, los microorganismos requieren energía metabólica con el objetivo de sintetizar macromoléculas y conservar los gradientes químicos esenciales a través de sus membranas.Durante el crecimiento se deben regular los factores nutricionales (carbono, nitrógeno,azufre y fósforo, elementos trazas y vitaminas, por lo que, luego de 96 h de incubación, se evidenció un crecimiento excesivo de las colonias. Además, se considera que una temperatura de incubación de 37 °C es adecuada por varios aspectos.


        Primero, esta temperatura se encuentra dentro del rango de crecimiento general de una amplia gama de microorganismos ubicuos en el ambiente (como bacterias, hongos, levaduras) (Flores-Rubio, 2018; Forbes Sahm y Weissfeld, 2009), lo cual favorece la proliferación de un amplio espectro de estos que


        fueron captados durante el muestreo de las áreas. Segundo, la temperatura de 37 °C es estratégica debido a la naturaleza de las actividades docentes y de investigación realizadas en el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica, donde se utilizan frecuentemente ensayos y pruebas microbiológicas a esta misma temperatura; por ejemplo, el crecimiento de cepas bacterianas del género Vibrio se incuban a 37 °C (Briceño et al., 2009). La selección de esta temperatura en el presente protocolo de monitoreo ambiental complementa y ayuda en el quehacer docente e investigativo del sitio de estudio, ya que permite la detección de microorganismos presentes en las metodologías de trabajo realizadas usualmente en el laboratorio.


        Figura 3


        Crecimiento de CFU luego de los muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri realizados en el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica, utilizando distintos tiempos de incubación a 37 °C




        A) Durante un tiempo de incubación de 96 h. B) Durante un tiempo de incubación de 48 h. Todas las placas contienen agar nutritivo marca DifcoTM como medio de cultivo general, a una concentración de 23 g/L.

        34 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



        Como lo muestran la Figura 2 y Figura 3, se puede apreciar que las condiciones idóneas para la aplicación de este protocolo de monitoreo ambiental pasivo mediante sedimentación en placa Petri es utilizar un tiempo de apertura de placa de 2 h durante los muestreos microbiológicos y un periodo de incubación a 37 °C por 48 h, según las condiciones experimentales presentes en el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica. Lo anterior, debido a que la cantidad de CFU desarrolladas en las placas, es fácilmente cuantificable; además, no existe traslape significativo entre colonias que puedan sobreestimar o subestimar el número total de CFU por placa. Este es un indicativo importante de que el tiempo de apertura y las condiciones de incubación determinadas son las adecuadas (Shiferaw et al., 2016; Solano Barquero, Chacón, Barrantes, y Achí, 2013).


        Para la aplicación de cualquier protocolo de monitoreo microbiológico ambiental pasivo en laboratorios, es imperativo optimizar y definir las variables de tiempo de apertura de las placas, así como temperatura y duración del proceso de incubación de estas (Rojas, 2017). Encontrar un balance entre el tiempo de incubación y la duración del muestreo microbiológico es fundamental para obtener una cantidad adecuada de CFU representativo del lugar de estudio. Esto solo puede ser determinado experimentalmente e incluso puede variar con respecto al uso y actividades que se desarrollan en un laboratorio a lo largo del tiempo. Por lo anterior, en algunas ocasiones podría ser necesario ajustar estos parámetros cuando la cantidad de CFU por placa resulta ser poco óptima para su debido conteo e identificación (Gordon et al., 2014; Shiferaw et al., 2016)a 90mm diameter Petri-plate containing Sheep Blood agar (Oxoid, UK.


        Es importante recalcar que, todos los muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri realizados semanalmente contaron con placas control (3 réplicas), las cuales también se abrieron durante el mismo periodo de tiempo

        que el resto de placas, pero en un área aséptica (flujo laminar del laboratorio, ver Figura 1). Estas se consideran placas control debido a que no se espera que presenten ningún desarrollo de CFU, lo cual valida tanto los procedimientos de esterilización, como las técnicas aplicadas para la preparación y manipulación de las placas y respalda la confiabilidad de los datos generados en las pruebas de esterilidad (Romero-Bohórquez et al., 2016). La Figura 4 muestra el resultado obtenido de manera consistente en las placas control, las cuales no presentaron ninguna señal de contaminación debido a la ausencia total de CFU luego del periodo de incubación. De este modo, se valida los muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri realizados cada semana y expone que la única fuente de contaminación biológica presente en las muestras se debe a las condiciones ambientales y propias de cada área del laboratorio.


        Figura 4


        Resultados de las placas control durante los muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri luego de 48 h de incubación a 37 °C en el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica


        Ciencias Naturales 35


        Las placas control se mantuvieron abiertas dentro de la zona estéril del laboratorio (flujo laminar) durante el mismo tiempo de apertura (2 h) que las demás placas. La ausencia de CFU en las placas control valida el muestreo microbiológico del resto de las áreas del laboratorio, además del procedimiento y manejo de la técnica aséptica del protocolo implementado. Todas las placas contienen agar nutritivo marca DifcoTM como medio de cultivo general, a una concentración de 23 g/L.

      2. Resultados del estudio del potencial

    de contaminación por áreas de laboratorio


    Como se observa en la Figura 5, utilizando la metodología desarrollada en este estudio, existen diferencias estadísticamente significativas en la contaminación promedio (CFU) de cada área monitoreada durante los muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri. El análisis de varianza basado en la distribución de Poisson indicó que existe un efecto del área de laboratorio (ver Figura 1) sobre la producción de colonias CFU (Chisq5, 89 = 52.42, p < 0.05) (ver Anexo 1). Cabe resaltar que el modelo estadístico utilizado contempla la alta variabilidad obtenida en cada semana durante los muestreos pasivos ambientales (se incluyó como variable bloque en el modelo).


    La prueba post-hoc de Tukey HSD (Figura 5) indicó las diferencias significativas entre las áreas de interés en cuanto al potencial de contaminación de cada una. Es importante recalcar que el área 6 (área de lavado) es estadísticamente diferente a todas las demás y presenta el mayor potencial de la contaminación promedio. En contraste, el área 5 (área de trabajo) presenta el menor potencial de contaminación promedio en comparación con las demás zonas del laboratorio. La Figura 5 muestra en detalle el potencial de contaminación por CFU promedio de cada área.


    Figura 5


    Box plot de las CFU promedio según el área de laboratorio aplicando muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri en el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica



    Nota. Elaboración propia por medio el programa estadístico abierto R (“R Project for Statistical Computing: a Language and Environment for Statistical Computing”).


    Para el cálculo del promedio, se utilizaron los datos de CFU recabados durante 5 semanas de muestreo. Para comparar estadísticamente las 6 áreas de laboratorio de interés (1= área de equipos; 2, 3 y 5= áreas de trabajo; 4= área de preparación de cristalería; 6= área de lavado; ver Figura 1), se utilizó un modelo generalizado lineal basado en la distribución de Poisson (ANOVA), seguido de un análisis post-hoc de Tukey HSD utilizando un nivel de significancia de 0.05 (ver Anexo 1). Las áreas con letras distintas presentan diferencias estadísticamente significativas entre ellas. El modelo estadístico aplicado (tanto para el análisis de varianza con distribución Poisson como para la prueba de Tukey) contempló el efecto de los bloques (semanas) sobre la respuesta (CFU). El color de las cajas está relacionado a la magnitud de CFU promedio (más oscuras poseen mayor CFU promedio). Las barras de error representan la desviación estándar del grupo de datos.

    36 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



    La existencia de diferencias significativas en cuanto a la contaminación promedio de las áreas muestreadas, indica que existe un efecto propio del área sobre el potencial de contaminación (Figura 5). Lo anterior puede atribuirse a la naturaleza de las actividades que se realizan en cada espacio; a la ubicación específica dentro del laboratorio que propicia ciertas condiciones microbiológicas (por ejemplo, ubicación respecto a puertas o respecto al aire acondicionado); o a los procedimientos de limpieza rutinarios que se desarrollan en cada zona particular. Los resultados obtenidos en este estudio coinciden con los publicados en los estudios de Napoli et al. (2012), Herrera et al. (2012) y Quishpe-Nasimba (2021), donde demostraron que la carga contaminante de diferentes áreas de un mismo espacio varía según factores como ubicación específica de la zona muestreada, así como del manejo específico que se le da usualmente a cada una (Herrera et al., 2012).


    Además, la alta variabilidad obtenida en la producción de CFU en cada semana de muestreo es esperada (de ahí la importancia de incluir el factor “semana” como bloque en los modelos estadísticos), y se le atribuye a la variabilidad propia que presentan las muestras microbiológicas. Estas están directamente influenciadas por factores como cantidad de personas que tienen actividades en el lugar de muestreo, naturaleza de las tareas realizadas y factores ambientales propios del espacio temporal preciso en el que se desarrolla la toma de datos (Loaiza Hernández y Ruiz Acero, 2019; Luoma y Batterman, 2000). De este modo, se concuerda con la realidad de los muestreos realizados en este estudio, debido a que el Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente es un laboratorio para fines principalmente pedagógicos, que presenta un tránsito variado de usuarios de diferente preparación y experiencia (desde estudiantes hasta investigadores, funcionarios administrativos y docentes) los cuales realizan diversidad de labores en horarios cambiantes (docencia, investigación, limpieza, entre otros).

    Los datos recabados indicaron que el área 6 (área de lavado) es estadísticamente distinta de las demás, con un mayor promedio de CFU generadas. Esto revela que el área de lavado del laboratorio es la que presenta un mayor potencial de contaminación que el resto de las zonas analizadas (ver Figura 5). Estos resultados son congruentes con la naturaleza de las actividades que se realizan en esta área ya que, al ser un cuarto de lavado, alberga material con residuos y contaminantes de todas las actividades realizadas en el laboratorio, por lo que se espera que la carga contaminante de esta zona sea elevada. Lo anterior concuerda con los resultados obtenidos en la investigación realizada por Charry y Gómez (2016), quienes también detectaron que, entre las áreas estudiadas, el área de lavado poseía una mayor contaminación en un laboratorio de microbiología farmacéutica.


    Adicionalmente, el análisis de Tukey (Figura 5) indica que las áreas de laboratorio 2, 3 y 4 no presentan diferencias estadísticamente significativas en cuanto a su potencial de contaminación. Además, estas tres áreas presentaron los niveles de contaminación más altos después del área 6 por lo que se puede afirmar que el potencial de contaminación de estas zonas es considerable. Lo anterior se le puede atribuir a que estas áreas de laboratorio corresponden a zonas donde los estudiantes realizan trabajos rutinarios relacionados con cursos o asistencias para proyectos de investigación, lo que implican un flujo constante de usuarios del laboratorio que realizan una gran diversidad de actividades asociadas a estas áreas. Según Romero-Bohórquez et al. (2016) y Loaiza Hernández y Ruiz Acero (2019), durante monitoreos ambientales realizados en laboratorios universitarios de Microbiología es común obtener altos potenciales de contaminación en las zonas de trabajo donde los estudiantes realizan sus funciones.


    Finalmente, las áreas que presentaron un menor potencial de contaminación fueron la 1 y 5 correspondientes al área de equipos de laboratorio y a un área de trabajo respectivamente. Además, con base en el análisis de Tukey (Figura 5), estas zonas no presentaron diferencias significativas en

    Ciencias Naturales 37


    cuanto a la generación de CFU promedio durante los muestreos ambientales pasivos realizados en este estudio. Lo anterior se le podría atribuir a que estos espacios están destinados principalmente al uso de equipos y preparación de reactivos, por lo que el desempeño de actividades que puedan perturbar el ambiente o aportar contaminantes en las mismas es reducido. Además, la zona 5 que es un área de trabajo para estudiantes es la menos utilizada (en comparación con el área 2 y 3), especialmente durante el contexto de la pandemia por COVID19 que reducía considerablemente la cantidad de personas en los espacios del Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente.

  3. Conclusiones


    Se logró desarrollar un protocolo de muestreo ambiental pasivo mediante sedimentación en placa Petri para cuantificar el potencial de contaminación microbiológica en distintas áreas del Laboratorio de Biotecnología de la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica. Esta metodología permitió el monitoreo e identificación de las áreas con mayor potencial de contaminación.


    Las condiciones optimizadas para el protocolo de monitoreo ambiental pasivo desarrollado incluyó un tiempo de apertura de placa de 2 h y una incubación a 37 °C por 48 h para la generación adecuada de las CFU durante muestreos semanales.


    Los muestreos ambientales pasivos mediante sedimentación en placa Petri realizados permitieron evaluar el potencial de contaminación por medio de conteos semanales de CFU en las 6 zonas principales del laboratorio. El área que obtuvo un mayor potencial de contaminación fue la correspondiente al cuarto de lavado y autoclave, seguida de dos de las áreas principales de trabajo para estudiantes e investigadores, incluyendo la de preparación de cristalería. La zona que presentó la menor generación de CFU durante los muestreos semanales fue la correspondiente a la preparación de reactivos y uso de equipos de laboratorio.


  4. Agradecimientos


    Este trabajo fue posible gracias al apoyo fundamental de la PhD. Laura Solís Ramos de la Escuela de Biología de la Sede Rodrigo Facio. Además, se agradece el constante apoyo y colaboración de la Coordinación de Investigación de la Sede de Occidente.


  5. Bibliografía


Aguilar-Cascante, F. (2000). Análisis De Las Fuentes De Contaminación En Un Laboratorio De Cultivo De Tejidos: Detección Y Medidas De Control. Instituto Tecnológico de Costa Rica. https://repositoriotec.tec.ac.cr/ bitstream/handle/2238/12/BJFIB20015. pdf?sequence=1&isAllowed=y


Ashour, M., Mansy, M. y Eisha, M. (2011). Microbiological Enviroment Monitoring in Pharmeutical Facility. Egyptian Academic Journal of Biological Sciences, 3(1), 63–74.


Briceño L., Puebla A,. Guerra, A., Jensen F., Núñez B., Ulloa, F. y Osorio A. (2009). Septicemia fatal causada por Vibrio cholerae no-O1, no-O139 hemolítico en Chile: Caso clínico. Revista Médica de Chile, 137(9), 1193–

1196. https://doi.org/10.4067/S0034-

98872009000900008


Bykowski, T. y Stevenson, B. (2020). Aseptic Technique. Current Protocols in Microbiology, 56(1), 1–11. https: /doi.org/10.1002/cpmc.98


Charry, N. y Gómez, S. (2016). Determinación de los límites de la contaminación microbiana presente en superficies de un laboratorio de referencia distrital de microbiología farmacéutica. Journal of Pharmacy and Pharmacognosy Research, 4(3), 115–121.

38 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



Dennis, V., Owora, A. y Kirkpatrick, A. (2015). Comparison of Aseptic Compounding Errors Before and After Modified Laboratory and Introductory Pharmacy Practice Experiences. American Journal of Pharmaceutical Education, 79(10), 158. https: /doi.org/10.5688/ajpe7910158


Ezzelle, J., Rodriguez, I., Darden, J., Stirewalt, M., Kunwar, N., Hitchcock, R., Walter, T., y D’Souza,

M. (2008). Guidelines on good clinical laboratory practice: Bridging operations between research and clinical research laboratories. Journal of Pharmaceutical and Biomedical Analysis, 46(1), 18–29. https://doi. org/10.1016/j.jpba.2007.10.010


Flores-Rubio, D. (2018). Monitoreo ambiental micológico en ambientes internos del Área Histórica de la Biblioteca General de la Universidad Central del Ecuador. Universidad Central del Ecuador.


Forbes, B., Sahm, D. y Weissfeld, A. (2009). Diagnóstico Microbiológico (12th Ed.). Editorial Panamericana.


Genzen, J. (2020). Wiping the Slate Clean—Assessing Clinical Laboratory Contamination Risk. Clinical Chemistry, 66(9), 1128–1130. https: / doi.org/10.1093/clinchem/hvaa161


Gordon, O., Berchtold, M., Staerk, A. y Roesti,

D. (2014). Comparison of Different Incubation Conditions for Microbiological Environmental Monitoring. PDA Journal of Pharmaceutical Science and Technology, 68(5), 394–406. https: /doi.org/10.5731/ pdajpst.2014.00994

Herrera, K., Cobar, O., De León, J., Rodas, A., Boburg, S., Quan, J., Pernilla, L., Mancilla, C. y Gudiel, H. (2012). Impacto de la calidad microbiológica del aire externo en el ambiente interno de cuatro laboratorios de instituciones públicas en la ciudad de Guatemala y Bárcenas, Villa Nueva. Revista Científica, 22(1), 30–38. https: /doi.org/10.54495/Rev.Cientifica. v22i1.120


Junco, R. y Rodríguez, C. (2001). Cultivo y crecimiento de los microorganismos. En A.-Llop, M. Váldez-Dapena, & J. Zuazo (Eds.), Microbiología y Parasitología Médicas (Tomo 1, Issue January, pp. 45–54). Editorial de Ciencias Médicas.


Lavelle, L . (2020). Good Manufacturing Practices : Aseptic and Sterile Processing. Pharmaceutical Technology Europe, 28, 28–29.


Leifert, C., Morris, C. E. y Waites, W. M. (1994). Ecology of Microbial Saprophytes and Pathogens in Tissue Culture and Field-Grown Plants: Reasons for Contamination Problems In Vitro. Critical Reviews in Plant Sciences, 13(2), 139–183. https: /doi. org/10.1080/07352689409701912


Leifert, C. y Woodward, S. (1998). Laboratory cont aminat ion management : t he requirement for microbiological quality assurance. Plant Cell, Tissue and Organ Culture, 52, 83–88.


Loaiza Hernández, M. y Ruiz Acero, L. (2019). Análisis del riesgo microbiológico del aire en dos laboratorios de la Universidad Santo Tomás Sede Villavicencio Campus Aguas Claras. Universidad de Santo Tomás.

Ciencias Naturales 39


Luoma, M. y Batterman, S. (2000). Autocorrelation and Variability of Indoor Air Quality Measurements. AIHAJ - American Industrial Hygiene Association, 61(5), 658–668. https:// doi.org/10.1080/15298660008984575


Mroginski, L. y Roca, W. (1991). Cultivo de tejidos en la agricultura: fundamentos y aplicaciones. CIAT.


Napoli, C., Tafuri, S., Montenegro, L., Cassano, M., Notarnicola, A., Lattarulo, S., Montagna, M.

T. y Moretti, B. (2012). Air sampling methods to evaluate microbial contamination in operating theatres: results of a comparative study in an orthopaedics department. Journal of Hospital Infection, 80(2), 128–132. https: / doi.org/10.1016/j.jhin.2011.10.011


Pasquarella, C., Pitzurra, O. y Savino, A. (2000). The index of microbial air contamination. Journal of Hospital Infection, 46(4), 241–256. https: / doi.org/10.1053/jhin.2000.0820


Pérez, H. y Sánchez, V. (2010). Propuesta de diseño de monitoreo ambiental microbiológico para diagnóstico de niveles de contaminación en áreas de procesamiento aséptico. ICIDCA Sobre Los Derivados de La Caña de Azúcar, 44(3), 7–14. http://www.redalyc.org/ articulo.oa?id=223120684002


Quishpe-Nasimba, J . (2021). Evaluación microbiológica de la calidad del aire en las áreas del Laboratorio de Microbiología del Hospital de Especialidades de las Fuerzas Armadas N°1 [ESPE, Universidad de las Fuerzas Armadas]. https: /medium.com/@ arifwicaksanaa/pengertian-use-case-a7e576e1b6bf


Rojas, O. (2017). Determinación de la contaminación bac ter iana por aerosoles seg ún localización y tiempo en los ambientes de la clínica docente de la UPC [Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas]. https: / repositor ioac ademico. upc . edu. pe/ bitstream/handle/10757/621649/original. pdf?sequence=1&isAllowed=y


Romero-Bohórquez, C., Castañeda, D. y Acosta.,

G. (2016). Determinación de la calidad bacteriológica del aire en un laboratorio de microbiología en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas en Bogotá, Colombia. Nova, 14(26), 101–109. https: / doi.org/10.22490/24629448.1756


Sanders, E. (2012a). Aseptic Laboratory Techniques: Plating Methods. Journal of Visualized Experiments, 63, 1–18 . https://doi. org/10.3791/3064


Sanders, E. (2012b). Aseptic Laboratory Techniques: Volume Transfers with Serological Pipettes and Micropipettors. Journal of Visualized Experiments, 63, 1–12. https://doi. org/10.3791/2754


Shiferaw, T., Gebr-silasse, L., Mulisa, G., Zewidu, A., Belachew, F., Muleta, D. y Zemene, E. (2016). Bacterial Indoor-Air Load and its Implications for Healthcare-Acquired Infections in a Teaching Hospital in Ethiopia. International Journal of Infection Control, 12(1), 1. https: / doi.org/10.3396/IJIC.v12i1.004.16


Sieuwerts, S., de Bok, F., Mols, E., de Vos, W. y Hylckama, V. (2008). A simple and fast method for determining colony forming units. Letters in Applied Microbiology, 47(4), 275–278. https: /doi.org/10.1111/j.1472-765X.2008.02417.x

40 Revista Pensamiento Actual - Vol 22 - No. 39 2022 - Universidad de Costa Rica - Sede de Occidente



Solano Barquero, M., Chacón, L., Barrantes, K. y Achí, R. (2013). Implementación de dos métodos de recuento en placa para la detección de colifagos somáticos, aportes a las metodologías estándar. Revista Peruana de Biología, 19(3), 335–340. https: /doi. org/10.15381/rpb.v19i3.1050


Stärk, A. (2020). Microbiological Environmental Monitoring. En D. Roesti y M. Goverde (Eds.), Pharmaceutical Microbiological Quality Assurance and Control (pp. 231–264). John Wiley & Sons. https://doi. org/10.1002/9781119356196.ch8


Stevens, W. (2003). Good clinical laboratory practice (GCLP): the need for a hybrid of good laboratory practice and good clinical practice guidelines/standards for medical testing laboratories conducting clinical trials in developing countries. Quality Assurance, 10(2), 83–89. https://doi. org/10.1080/10529410390262727


Suvikas-Peltonen, E., Hakoinen, S., Celikkayalar, E., Laaksonen, R. y Airaksinen, M. (2017). Incorrect aseptic techniques in medicine preparation and recommendations for safer practices: a systematic review. European Journal of Hospital Pharmacy, 24(3), 175–181. https: /doi.org/10.1136/ ejhpharm-2016-001015

Ciencias Naturales 41

VII. Anexos