Convocatoria número especial: El Rito Escocés Antiguo y Aceptado. De lo local a lo transnacional

Convocatoria número especial

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado. De lo local a lo transnacional

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado, igualmente denominado escocesismo o escocismo, ya cuenta con más de 200 años de antigüedad y es una de las variantes masónicas más difundidas en el mundo. En el caso de América Latina, su presencia fue fundacional, ya que los Grandes Orientes y Supremos Consejos fueron la primera forma de organización de la masonería en casi todos los países de la región durante el siglo XIX. Sin embargo, y a pesar de su importancia, es poco lo que conocemos de su historia.

La historiografía académica se ha mantenido al margen del tema y la investigación ha quedado casi exclusivamente en mano de “masonólogos”. Si bien hay una importante y erudita producción en la materia, los enfoques han permanecidos estancados en su temporalidad y en la modalidad de estudio.

En términos muy generales, podemos observar que la investigación se ha centrado fundamentalmente en los orígenes del Rito, ya sea en la creación de altos grados durante el siglo XVIII, o en el proceso de institucionalización de los Supremos Consejos. En el primer caso, el debate ha consistido en determinar la datación de cada grado, demostrar su antigüedad, definir sus influencias (¿jacobitas?) y analizar las variaciones entre rituales. Como se puede intuir, el eje de estudio ha estado guiado fundamentalmente por la defensa de cierta “ortodoxia” y por la exigencia de definir una naturaleza única del Escocesismo.

A nivel histórico, el relato ha seguido un patrón del que ha sido imposible escapar. Las investigaciones se centran en la genealogía de los grados, su interpretación simbólica, y la aparición de los primeros sistemas fundados en Europa; luego, analizan su proceso de difusión en el Caribe hasta llegar a Estados Unidos; posteriormente, hay numerosas investigaciones relativas a los protagonistas de esta historia: Étienne Morin (o Estienne Morin como corrige Bernheim), Henry Francken, Alexander de Grasse-Tilly, Jean Baptiste Delahogue, John Mitchel, Frederik Dalcho, Joseph Cerneau. Luego, tenemos las investigaciones relativas a las constituciones que organizan el Rito y al Convento de Lausanne. Y, por último, están las historias de los Supremos Consejos nacionales, las que presentan un relato institucional fundamentalmente descriptivo.

Resulta singular constar el hecho de que la historia del Rito se centra en el periodo fundacional, en el “ídolo de los orígenes” como lo denomina Marc Bloch, lo que da cuenta del interés por fijar una tradición única con la finalidad de sortear querellas entre organizaciones rivales.

El método de análisis, fundamentalmente de rituales, sigue siendo la tradicional filología positivista impulsada hace más de 100 años por la logia británica Quatour Coronati, la que se centra en las características intrínsecas del documento y abandona toda consideración propiamente histórica (los contextos, las redes de intercambio, la circulación de personas y saberes, los perfiles y trayectorias de sus miembros, entre otros). Algo similar, pero con otro sentido, lo encontramos en los textos de interpretación ritual, los cuales abogan por demostrar argumentalmente una posición determinada, una interpretación, la mayoría de las veces voluntarista, más que someter críticamente el texto, analizarlo desde su época o interpretarlo con herramientas teóricas como la hermenéutica.

A nivel historiográfico, la investigación ha tenido un desarrollo zigzagueante, con vacíos y periodos de alta productividad. Los trabajos, por su parte, han sido de una calidad desigual y en su mayoría se han desarrollado desde fuera de la disciplina histórica.

Si bien hay una tradición a inicios del siglo XIX con Thory[1] y Besuchets[2], la primera sistematización la realiza Albert Pike, quien a su vez se encarga de crear una interpretación del Rito que intenta sustentar a través de la historia. Estados Unidos, en ese sentido, fue un territorio fecundo en la investigación relativa al Escocesismo al menos hasta mediados del siglo XX[3]. Sin embargo, como hemos señalado, la producción se ha caracterizado por una historia institucional y descriptiva.

En Francia destaca la obra pionera de Émile Daruty[4], y los trabajos de René Le Forestier[5] y de Albert Lantoine[6]. La investigación sufrió un periodo de estancamiento hasta mediados de la década de 1960 con la publicación Paul Naudon[7], probablemente el mejor trabajo que existe sobre el tema, no obstante, los errores y las críticas que posteriormente se le han hecho (en su mayoría injustas y anacrónicas).

En la década siguiente, la investigación se concentró en la revista Renaissance Traditionnelle, donde se han publicado numerosos documentos y artículos referentes al tema, convirtiéndola en una de las publicaciones de referencia.

En el mundo anglosajón, por su parte, la Jurisdicción Sur del Supremo Consejo de Estados Unidos creó en 1991 la Scotish Rite Society y al año siguiente dieron vida a la revista Heredom, publicación anual especializada en el Rito Escocés.

El debate actual se concentra en tres autores: el pianista Alain Bernheim[8], quien es considerado una de las autoridades en la materia, André Kervella[9] y Louis Trebouchet[10], quienes poseen una prolífica producción, no obstante, se mantienen en la tradición masonológica, que se centra en el problema de los orígenes y en los hitos y personajes más relevantes.

En América Latina la situación es bastante desalentadora. Hubo un primer impulso en 1959 de la mano de Américo Carnicelli[11], al que le han seguido algunos trabajos menores en su gran mayoría de carácter conmemorativo. Salvo el caso chileno[12], donde se han publicado algunos trabajos específicos sobre el tema, en general la historia del Rito Escocés y de los Supremos Consejos se desdibuja como una parte más de la historia de la masonería de cada país.

Debido a este vacío, resulta necesario impulsar investigaciones relativas al Escocesismo que permitan analizarlo en su particularidad, pero que al mismo tiempo lo devuelvan a su carácter eminentemente transnacional.

 

Contribuciones

En la presente convocatoria de REHMLAC+, buscamos reactivar la investigación sobre el Rito Escocés Antiguo y Aceptado desde una perspectiva histórica, en un intento de salir de las lógicas tradicionalmente rituales, institucionales y descriptivas, para poder indagar en otras dimensiones, tales como:

  • Estudios historiográficos
  • Aplicación de metodologías o propuestas teóricas para el análisis de los rituales
  • Historia de las relaciones de poder entre Los Supremos Consejos y las Grandes Logias
  • Análisis de las relaciones internacionales entre Supremos Consejos
  • Estudios de perfiles de miembros de la masonería escocesa
  • Análisis sobre los conflictos y cismas entre Obediencias nacionales
  • Estudios iconográficos
  • Estudios relativos a los congresos internacionales de Supremos Consejos
  • Análisis de la relación entre el Rito Escocés y el Rito de York

Se aceptarán investigaciones en español, ingles, francés y portugués, que den cuenta del papel de la masonería escocesa en los diferentes territorios desde donde se ha desarrollado y que, idealmente, ponga en perspectiva transnacional el enfoque de estudio.

Normas editoriales para los artículos en:

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/rehmlac/about/submissions#authorGuidelines

Consultas a: fdelsolar@hotmail.com

Fecha límite de envío de las propuestas: 30 de abril de 2022.

 

 

[1] Claude- Antoine Thory, Acta Latomorum ou chronologie de l’histoire de la Franche- Maçonnerie française et étrangèrem (París: Chez Pierre- Elie Dufart, 1815).

[2] Jean Claude Bésuchet, Précis historique de l'ordre de la franc-maçonnerie : depuis son introduction en France jusqu'en 1829 (…), (París: Rapilly, Libraire, Passage des Panoramas, 1829), 2 Vols.

[3] Ray Baker Harris, James David Carter, History of The Supreme Council, 33 (Mother Council of the World) Ancient and Accepted Scottish Rite of Freemasonry Southern Jurisdiction, 3 Vol. (Washington DC: The Supreme Council, 1964-1971).

[4] Émile Daruty, Recherches sur le Rite Ecossais, Ancien et Accepté, précédées d'un historique de l'origine et de l'introduction de la franc-maçonnerie en Angleterre, en Écosse et en France (París: Chez le F:. Panniser, 1879).

[5] René Le Forestier, L’Occultisme et la Franc-Maçonnerie Écossais (París: Ed. Libraire Académique Perrin et Cie., 1928).

[6] Albert Lantoine, La Franc-Maçonnerie Écossaise en France. Le Rite Écossais Ancien et Accepté (París: Ed. Dervy, 2011).

[7] Paul Naudon, Histoire, rituels et tuileur des hauts grades maçonniques (París:  Devry, 1966).

[8] Alain Bernheim, Le rite en 33 grades. De Frederick Dalcho à Charles Riandey (París: Éd. Dervy, 2011).

[9] André Kervella, Les sources secrètes du Rite Écossais Ancien et Accepté (París: Éditions La Pierre Philosophale, 2017).

[10] Louis Trebouchet, De l'Écosse à l'écossisme: fondements historiques du Rite Écossais Ancien Accepté (Marseille: Ubik Éditions, 2015-2017), 4 vols.

[11] Américo Carnicelli “Contribución al estudio de los orígenes del Rito Escocés Antiguo Aceptado en la América Latina”, Revista Citerior, Santiago (1959).

[12] Felipe del Solar, Historia de la masonería escocesa en Chile. Volumen I: Los arquitectos del Supremo Consejo (Santiago: Citerior, 2020).

2021-12-10