Convocatoria número especial: De las teorías de las conspiraciones y herejías a las heterodoxias

Antimasonerías: De las teorías de las conspiraciones y herejías a las heterodoxias

Cuando se analiza el fenómeno conocido como masonería desde la perspectiva histórica o antropológica, es ineludible encontrar las visiones opuestas a sociabilidades que acumulan poco más de 300 años (si se toma como referente la debatible fecha fundacional de 1717).

Una de las formas de rechazo a las fraternidades de carácter iniciático, durante los siglos XVIII y XIX, surgió del desconocimiento de los fines de la orden, su secrecía, pero, sobre todo, la posibilidad de “conspiración contra el trono y el altar”. Como señala el historiador Leonardo Ruiz Sánchez:

Las difíciles relaciones entre la Iglesia (por ella nos referimos aquí a la católica) y la masonería constituyen sin duda uno de los aspectos más recurrentes, en los que se ha insistido con reiteración y de los que más interés ha suscitado en los estudios sobre la masonería de todo momento. Basta con repasar las páginas de las actas de las reuniones académicas del Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española (CEHME) celebradas desde 1983 para comprobar el grueso número de trabajos presentados sobre esta cuestión, en los que se ha pormenorizado en la actitud que la Iglesia ha observado en todo momento sobre la Masonería especulativa; tanto seguimiento tiene entre los investigadores que constituye una sección fija en todos los simposia, erigiéndose así en la principal protagonista –no única como es sabido- del antimasonismo; incluso en cualquier obra de referencia sobre la Orden del Gran Arquitecto del Universo es habitual la existencia de un capítulo dedicado a sus relaciones con la Iglesia, aparte de aquellas otras obras en las que expresamente se estudia esta cuestión.[i]

Guillermo de los Reyes Heredia analiza los juicios del Santo Oficio contra presuntos masones en la época virreinal.[ii] Quizás la cara más atroz de la persecución contra las personas iniciadas en las logias masónicas, es la ejercida por dictaduras y regímenes autoritarios del siglo XX, sin importar una clasificación de “izquierda” o de “derecha”, como son el caso del franquismo en España o el nazismo alemán, que emprendieron una campaña de exterminio. Así lo consigna Juan José Morales Ruiz:

El Museo del Holocausto de Estados Unidos rememora que la represión de los masones en la Alemania nazi se inició muy temprano. Recuerda que ya en 1934 se confiscaron sus bienes, sus bibliotecas, sus archivos y se prohibieron las logias masónicas al ser consideradas incompatibles con el Estado alemán. Una sección especial de las SS se ocupó de modo específico de la represión de la Masonería. Los masones igual que el resto de las víctimas del genocidio fueron eliminados en los campos de exterminio. Los nazis persiguieron todas las organizaciones masónicas en los países ocupados, incautando su documentación, como sucedió en la España franquista. Entre los archivos incautados figuraban los del Grande Oriente Español, depositados en la sede del Gran Oriente de Francia, en París, que le fueron enviados a Franco para que completara la represión de la masonería española, cuando los nazis ocuparon la capital de Francia.[iii]

La censura política a la orden de la escuadra y el compás, fue evidente en el ámbito latinoamericano en el siglo XIX, avivada por los movimientos independentistas en las colonias españolas y en las luchas ideológicas posteriores, durante el surgimiento de los estados-nación. Por ejemplo, en la ciudad de Zacatecas (México) se replicó la ley de prohibición de las sociedades secretas, al atribuirle a la Gran Logia de York la autoría de un motín en la capital de la República, sumado a la publicación de Agustín Barruel, Mémoires pour servir à la histoire du jacobinisme, que acusaba a la masonería de asestar sus tiros al trono y al altar.[iv] En la versión en español de este libro que podemos calificar de antimasónico, alcanzamos a leer: 

Lo que aquí entiendo yo por tras-logias, o últimos grados de la masonería, comprende en general a todos los masones, que después de haber pasado por los tres primeros grados de aprendices, compañeros y maestros, se haya que son bastante celosos para ser admitidos a los grados ulteriores, y en fin a aquél en que se rasga el velo para ellos, en donde ya no hay más emblemas ni alegorías, y en donde sin equivocación se explica el doble principio de igualdad y libertad que se reduce a estas palabras: Guerra a Cristo y a su culto; guerra a los reyes y a todos los tronos.[v] 

En Historia mínima de la masonería en México, Rogelio Aragón advierte:

Para hablar del papel político, social y cultural de la masonería, es necesario entender también a la antimasonería. Sin embargo, así como en fechas recientes, los estudios académicos del tema proponen que se hable de masonerías, en plural, puesto que no se trata de una organización homogénea, constante y única, también debemos de hablar en plural de antimasonerías, ya que tampoco estas representan un proceso homogéneo, constante y único. A escala mundial, las antimasonerías se han manifestado de las más diversas formas, desde la sátira y la caricatura hasta la persecución y la violencia.[vi]

Es necesario realizar estudios contemporáneos del fenómeno antimasónico, en países de tradición protestante o en sociedades con otras ascendencias culturales no cristianas. Es posible aún en la actualidad, encontrar panfletos y publicaciones formales contra la masonería, usadas como instrumentos de formación ideológica a cargo de diferentes iglesias, asociaciones y partidos políticos. Algunos medios de comunicación masiva y cuentas en redes sociales alientan el imaginario popular de teorías conspirativas,[vii] atribuciones satánicas, cultos sexuales, —como ya lo ha consignado Aragón—,[viii] pasando por afirmaciones que rayan en lo absurdo, como linajes extraterrestres o leyendas sobre organizaciones secretas al estilo de las creaciones del novelista Dan Brown.[ix]

Otro referente del estudio de las antimasonerías es el tomo II, Silencios, de la serie 300 años: Masonerías y Masones (1717-2017), coordinado por Ricardo Martínez Esquivel, Yván Pozuelo Andrés y Rogelio Aragón.[x] En la parte central del ejemplar, se incluyen imágenes de películas y propaganda antimasónica.

***

La presente convocatoria Antimasonerías: de las teorías de las conspiraciones y herejías a las heterodoxias procura establecer un diálogo entre diferentes escuelas, metodologías y perspectivas interdisciplinarias entre América y Europa 

Ejes temáticos:

1.- Antimasonerías en las iglesias y asociaciones religiosas.

2.- Propaganda y legislación antimasónica en los sistemas políticos.

3.- Teorías de la conspiración en los medios de comunicación masiva y la cultura popular.

4.- Estudios bio-bibliográficos de autores antimasónicos.

 

Normas editoriales para los artículos en: 

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/rehmlac/about/submissions#authorGuidelines

 

Consultas con los editores invitados

Marco Antonio Flores Zavala, floreszavalamarcoantonio@yahoo.com.mx

Marco Antonio García Robles, marcogarciarobles@gmail.com

Cátedra Internacional Estudios de la Masonería “José Antonio Ferrer Benimeli”,

Universidad Autónoma de Zacatecas “Francisco García Salinas”, México.

 

Fecha límite de envío de las propuestas: 30 de septiembre de 2022.

 

[i] José-Leonardo Ruiz Sánchez, “A vueltas con el enfrentamiento entre la Iglesia católica y la masonería. Una mirada desde los estudios sobre la Iglesia”, REHMLAC+ 11, no. 1 (mayo-noviembre 2019): 12-13, https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/rehmlac/article/view/37158

[ii] Guillermo de los Reyes Heredia, Herencias secretas. Masonería, política y sociedad en México (Puebla: Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2009), 56-66.

[iii] Juan José Morales Ruiz, “Palabras Asesinas: Una aproximación al tema de la represión de la masonería en la guerra civil y durante el franquismo”, en REHMLAC+ 11, no. 1 (mayo-noviembre 2019), 29, https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/rehmlac/article/view/36804

[iv] Marco Antonio Flores Zavala, “Masonería y masones en México. 1760-1936” (Tesis de doctorado, Universidad Jaume I, 2015), 125.

[v] Agustín Barruel, Memorias para servir a la historia del jacobinismo, trad. Raymundo Strauch y Vidal (Perpiñan: Imprenta de J. Alzine, 1827), 221.

[vi] Rogelio Aragón, “Antimasonerías en México”, en Historia mínima de la masonería en México, coord. Ricardo Martínez Esquivel (Zacatecas: Texere Editores, 2021), 124.

[vii] Marco Antonio García Robles y Alma Celia Galindo, “La iniciación masónica en los dibujos animados”, REHMLAC+ 10, no. 2 (diciembre 2018-mayo 2019), https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/rehmlac/article/view/34732

[viii] Aragón, “Antimasonerías en México”, 121-122.

[ix] Reyes Heredia, “Los estudios masónicos estadounidenses y su impacto en la masonería latinoamericana. Una aproximación historiográfica”, REHMLAC+ 4, no. 1 (mayo-noviembre 2012): 144,

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/rehmlac/article/view/12146/11421

[x] Martínez Esquivel, Yván Pozuelo Andrés y Aragón, 300 años: masonerías y masones, 1717-2017. Tomo II. Silencios (Ciudad de México: Palabra de Clío, 2017), https://palabradeclio.com.mx/pdf/detalle/Silencios

2022-06-04