Resumen

Esta obra de teatro guarda su vigencia en tanto ofrece el tratamiento de uno de los grandes temas literarios y existenciales: la vida y su sentido. Casona de una manera irónica, propone un canto a la vida, llevándola al límite de su propia autoanulación: el suicidio. Ante esta realidad tan delicada y misteriosa, la persona humana está llamada a mostrarse como un ser responsable, libre. A esto es a lo que apuesta la obra, aceptar que existe el mal pero que aún así vale pena optar por la vida y la dignidad de la persona.