Resumen

Durante mucho tiempo, investigadores en los campos de psicología y educación han estudiado los efectos de la distribución del aprendizaje en la memoria y han demostrado sus beneficios en el salón de clase. Sin embargo, a pesar de la abundante evidencia proporcionada en la literatura y adquirida por medio de la experiencia diaria, tanto estudiantes como profesores parecen ignorar los hallazgos científicos al respecto. Este artículo busca sintetizar información sobre la memoria cognoscitiva y enlazar los aportes en el campo con los procesos de enseñanza al aplicar esta práctica tanto en la distribución de contenidos como en su revisión luego de un período de tiempo.