Resumen

 Este artículo explora la poesía erótica de dos escritoras costarricenses, Julieta Dobles y Ana Istarú, como una fuerza liberadora y de empoderamiento. Propone que estas poetas transgreden el discurso hegemónico patriarcal por medio del erotismo, haciendo así posible no solamente su liberación y empoderamiento, sino también el de muchas mujeres quienes se ven reflejadas en su poesía. Su poesía corporal abre una perspectiva donde ellas puedan empezar a escudriñar sus deseos sexuales y sus cuerpos, al tomar su sexo literalmente en sus propias manos.