Volver a los detalles del artículo ¿Obedece el juego de billar a la física clásica? Descargar Descargar PDF