Resumen

El papel principal de la mujer en la historia del arte fue siempre la de ser representada, la de aparecer como "objeto" de la mirada androcéntrica, y pocas veces como “sujeto” productor de representaciones. Estrategias como el fotoperformance y el video performance, colocan al cuerpo femenino en una posición ergonal, transformándolo en un espacio texto de resistencia que centraliza su propia subjetividad y deconstruye los códigos estéticos y culturales patriarcales dominantes.