Resumen




La Olimpiada Costarricense de Matemática para la Educación Primaria tiene por objetivo estimular y desarrollar entre la niñez, las capacidades de resolución de problemas matemáticos, mediante una competencia sana entre estudiantes de instituciones públicas y privadas de primero a sexto año, de diferentes regiones educativas del país. Del 2015 al 2019, la misma fue ejecutada en forma presencial, pero en el 2020, ante la necesidad de distanciamiento causada por la pandemia COVID-19, la comisión organizadora asumió el reto de virtualizarla, con la colaboración de los diferentes actores del sistema educativo, alcanzando la inscripción de 1866 participantes. Se planteó en tres etapas eliminatorias, por medio de la herramienta Microsoft Forms, las dos primeras únicamente con ítems de selección única y respuesta corta, en la última etapa se complementó con ítems de desarrollo. El desafío de virtualizar un evento de este tipo no es solo para la comisión organizadora, en tanto que debe plantear estrategias para migrar las pruebas, modificando los aspectos necesarios para atender a los nuevos requerimientos de una aplicación virtual, así como generar una nueva logística y estructura del evento, sino también para los estudiantes, que deben familiarizarse con nuevas demandas asociadas al manejo de plataformas y estrategias de resolución de ejercicios que no están en papel. Este proceso no ha sido fácil, pero se lucha por mantener intacta la ilusión de los miles de niños y niñas que esperan con ansias cada año la Olimpiada de Matemática.