Resumen

Este es el texto que Luis Santaló ofreció en su discurso al conferírsele el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de Sevilla, España, en el año 1990.