Resumen

Se plantea la necesidad de hacer cambios en los programas de Matemática que tomen en cuenta el estado actual de la ciencia y las investigaciones acerca del que, cuando, a quién y por qué enseñar matemática. Esto demanda la incorporación de matemáticos, docentes, investigadores, técnicos y psicólogos.
Sugiere que los programas de estudio fomenten gradualmente la abstracción, incluyan valores formativos e informativos, enfatizando los primeros,
y proporciona ideas prácticas acerca del desarrollo de los contenidos en los distintos años de la educación secundaria.