Resumen

El envejecimiento poblacional es una realidad mundial y representa un desafío para el diseño de políticas públicas. Este se acompaña de un aumento de necesidades de cuidado de las personas adultas mayores. Este trabajo se propone indagar sobre las estrategias de cuidado de personas adultas mayores a la luz de la distinción entre aislamiento y soledad, en el contexto epidemiológico del coronavirus. Esta distinción permite trabajar sobre el aislamiento y su potencia como medida de cuidado social. Asimismo, sobre la soledad como efecto a prevenir en las personas adultas mayores. La relación entre aislamiento y soledad no es lineal y aquí se identifica la gran potencia transformadora de incorporar nuevas tecnologías. Se concluye que es importante considerar al aislamiento en clave de política de cuidados. La actual pandemia incorpora como necesidad la socialización del cuidado y permite problematizar las modalidades de provisión de cuidados de las personas adultas mayores con dispositivos que superen los familiaristas.

Palabras clave: Infecciones por coronavirus, persona adulta mayor, soledad, aislamiento social, cuidado social