Volver a los detalles del artículo Señor, ¡yo soy un dogmático!... pero jurídico Descargar Descargar PDF