Resumen

Este proyecto, de Taller IV, es un ejercicio de diseño de un lugar de diversión nocturna, de baile, para cien personas en un terreno inclinado con estructura de membrana activa.

El mangle fue la semilla del proyecto, que germinó y se desarrolló bajo el concepto de ese peculiar árbol que se adapta a las condiciones que lo rodean. Como planteaba Wright, la construcción arquitectónica orgánica debe derivarse directamente del entorno natural, entonces el aprender de la adaptación al crecer del mangle al clima y su terreno fue lo que se buscó en esta propuesta.