Resumen

El presente artículo ahonda en la problemática del lenguaje y la realidad, específicamente en la adjudicación e utilización de términos en sociedades ajenas al entorno espacial y temporal del investigador. En la arqueología, el proceso de nominación de un espacio debe de sustentarse en evidencia, la cual repercuten en nuestra asimilación y comparación con nuestra realidad. Esto conlleva la necesidad de llevar a cabo una asimilación o conceptual, con el fin de generar un mejor entendimiento de cada lugar investigado, así como el evitar cargas conceptuales equivocas.