Resumen

Desde Europa, en un contexto global de crisis económica, social y ambiental, agravado en el caso español por las consecuencias de la burbuja inmobiliaria, se preconiza la apuesta por la Regeneración Urbana Integrada enmarcada dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (MHAP, 2015). Aunque ambas estrategias tienen continuidad con el modelo de intervención urbana territorializada de enfoque integrado, impulsadas mediante programas de financiación europeos y dirigidas a barrios desfavorecidos, se incorpora la visión, hasta ahora poco visible, de la necesidad de considerar estas áreas como parte de una ciudad concebida como un todo y en la que resulta fundamental el equilibrio entre sus partes. Esta idea de la rehabilitación urbana como una herramienta de cohesión global, apenas tratada hasta ahora, precisa de un nuevo marco que permita evaluar los resultados de las acciones desarrolladas hasta la fecha, de forma que sus experiencias puedan servir de base para desarrollar nuevas propuestas.

Este artículo parte de la necesidad, urgente en el contexto español en el que se enmarca, de definir un nuevo modelo de rehabilitación urbana, que además de integrar las políticas sectoriales y la participación de todos los agentes, incluya el objetivo de la integración de los barrios en un modelo integrado de ciudad. Para ello, plantea un modelo de análisis del objetivo de integración que supere las metodologías, en muchos casos sectoriales, de las actuales políticas e intervención en barrios.