Resumen

El panóptico fue creado para el control de los individuos. Su implementación no es
arbitraria. El investigador descubre, dentro de este modelo arquitectónico, cómo la
morfología de los inmuebles determina el control del espacio social. Está diseñado
para la estricta vigilancia de los individuos que en él interactúan. En este artículo se
discute cómo este modelo arquitectónico favorece la implantación de una ideología, y más concretamente, “una tecnología de poder”, en palabras de Foucault (1979). En un principio, se establece los fundamentos teóricos del panóptico como lo propuso Bentham y, seguidamente, se analiza su implementación y aplicación al caso concreto del colegio San Luis Gonzaga en la provincia de Cartago.