Resumen

La presente reseña pretende concienciar al lector sobre el significado que tiene el regreso de una parte de la “colección Keith” a Costa Rica. En este caso se hace referencia a alrededor de 5000 artefactos que adquirió el Museo de Brooklyn en la década de 1930. El total de la colección supera las 16000 piezas, las cuales acumuló gradualmente y exportó Minor Keith, entre finales del siglo XIX e inicios del XX, procedentes principalmente del Caribe Central costarricense