Resumen

La etnicidad constituye una característica relevante en el reconocimiento del Atlántico como una región diferenciable en el territorio nacional. En efecto, en la perspectiva del resto del país, el Atlántico es negritud, carnaval, indígenas sumidos en una matriz ecológica exhuberante; es exotismo, lo distinto, lo contrastante. Para sus pobladores, el Atlántico tiene otro sentido, que aporta la vivencia, la tradición, la participación histórica en un conjunto de relaciones económicas y políticas, sociales y culturales.