Resumen

En este articulo, se explora la hipótesis según la cual lo que se ha llamado la crisis centroamericana de los años 80 no fue una mera agregación de cinco crisis nacionales. Surgió paulatinamente durante la década un discurso explicativo, por ejemplo en las cumbres presidenciales, que borró las raíces locales socio-económicas de los problemas para poner énfasis en una dimensión regional política de las tensiones. En este sentido, se puede decir que la crisis regional fue inventada. Por otra parte, la manera en que los Presidentes centroamericanos colaboraron primero para inventar la crisis regional, después para resolverla, reforzó la credibilidad de un nivel regional de toma de decisiones. Una vez concluida la crisis con la derrota sandinista, la colaboración de los Presidentes tenía que prolongarse, bajo la forma de esfuerzos de integración, para impulsar la recuperación económica. En este sentido, se puede avanzar que la integración es una remanencia de los esfuerzos para resolver la crisis.