Resumen

Se propone un nuevo método práctico para la determinación de etanol en gasolina. Se basa en una microextracción líquido-líquido (LLME) asistida por ultrasonido con hexano-agua y una retrovaloración redox, donde el etanol es oxidado con dicromato de potasio en exceso, para después valorarse el dicromato restante con sulfato ferroso amoniacal. La detección del punto final de la valoración fue mediante potenciometría con un electrodo redox. Para estimar la exactitud del método, se fortificaron muestras de combustible con etanol a distintas concentraciones, encontrándose un promedio del porcentaje de recuperación de 99 ± 6 %. La precisión del método fue estimada en 5 % expresada como desviación estándar relativa en porcentaje. Así, se desarrolló con éxito un método analítico exacto y preciso, que constituye una herramienta fácil de implementar en cualquier laboratorio de análisis.