Resumen

Se analiza la evidencia teórica y experimental sobre el uso de (J + 1⁄2) 2 y J (J + 1) como un funcional en las fórmulas para los valores de términos rotacionales en el análisis de los espectros de una molécula diatómica en el estado electrónico 1 Σ. El espectro infrarrojo de HCl sirve como ejemplo de la aplicación de los dos funcionales. La total evidencia indica que (J + 1⁄2) 2 es preferible a J (J + 1) para el uso en el análisis de los espectros, una confirmación de la indicación de Mulliken en 1930.