Resumen

El sismo cortical de Cuericí del 24 de abril de 1991 (Mw 6,1) ocurrió 45 km al oeste y menos de dos días después del terremoto de Limón del 22 de abril de 1991 (Mw 7,7), por lo cual se considera un temblor disparado. El análisis de la sismicidad documentada en estudios previos ha permitido identificar la secuencia asociada con el temblor de Cuericí. En este trabajo se determina mediante la relación entre la geomorfología tectónica y la sismicidad que la falla sinestral División, de rumbo ENE, fue la fuente sismogénica del temblor de Cuericí. A partir de resultados obtenidos en investigaciones anteriores se considera que el terremoto de Buenavista del 3 de julio de 1983 (Ms 6,3) también se relacionó con una ruptura de la falla División, por lo cual se interpreta que dos segmentos contiguos de la falla División se rompieron en un lapso menor a 8 años.

Palabras clave: neotectónica, geomorfología tectónica, sismicidad, sismotectónica, Cinturón Deformado del Centro de Costa Rica