Resumen

En este ensayo, se plantea una postura respecto de la definición de la vida desde el punto de vista biofísico, el cual explica la muerte como algo inevitable en los sistemas autónomos, pero justifica la perpetuidad de la especie por el mecanismo de la reproducción. Se critican planteamientos incorrectos acerca del envejecimiento humano, debido a que se refieren más a los efectos que a las causas, por lo que en este trabajo se esboza una posible solución, tomando como base una estrategia de intervención exógena para violar el principio entrópico. Se concluye que el total de la energía vital es igual a la energía gastada menos la energía recibida por lo que el envejecimiento y la muerte de los individuos sería el resultado de un desbalance bioenergético.