Resumen

El repello o mortero de albañilería, ampliamente utilizo nuestro medio, consiste en colocar, siguiendo un procedimiento establecido, una mezcla compuesta de cemento, arena y a veces algún aditivo. Dependiendo del gusto  y disponibilidad económica, sobre la mezcla se pueden dar acabados diferentes: quemado, fino, afinado, etc.

 

Palabras clave: repello, viviendas, colocación