Resumen

En la región del Caribe la cáscara del coco es un desecho abundante que presenta un manejo descoordinado por la ausencia de protocolos de tratamiento de residuos. Este trabajo busca generar una alternativa que pueda aportar en su reutilización, tomando en cuenta aspectos del ámbito social, económico y ecológico. Es por ello que se planteó elaborar placas de aislamiento térmico a partir de fibra de coco empleando ácido poliláctico (PLA) como aglutinante. Para ello se estudió el efecto que tenían dos diferentes tratamientos a la fibra de coco: acetosol y extracción con acetona, para compararlo con las fibras sin tratar. Para la realización de las láminas se empleó un prensado de las fibras a 14,7 KN y 186 °C, el cual se caracterizó mediante sus conductividades térmicas. Posteriormente se realizó un reforzamiento con PLA y se analizó la resistencia en pruebas de tracción. Los resultados obtenidos mostraron que la conductividad térmica las láminas fue de: 0,1330 W/m°C acetosol, 0,0792 W/m°C extracción con acetona, 0,0332 W/m°C sin tratamiento y 0.0693 W/m°C sin tratamiento con PLA. Mientras que al analizar la resistencia a la tracción se llegó a obtener un valor de 290,33± 48,73 N. A partir de la integración de los resultados se concluye que el método más práctico para la obtención de un aislante térmico es utilizar la fibra sin tratamiento, mientras que el PLA como aglutinante es funcional para mejorar las propiedades mecánicas.

Palabras clave: Aislante térmico, Biomasa, Conductividad térmica, desechos, recursos naturales