Resumen

Este artículo estudia dos novelas nicaragüenses que, desde el título, incluyen a Managua como referente. Se trata de Un sol bajo Managua (1998) de Erick Aguirre y Managua Salsa City (¡Devórame otra vez!) de Franz Galich. (2000). Ambos textos forman parte de la estética centroamericana del desencanto, por ello coinciden con el cronotopo urbano que Bajtín denomina como “umbral”. Se establecen las alegorías de ciudad en ruinas y ciudad carnavalizada, como dos de las principales representaciones que imaginan a la capital nicaragüense. Se propone que esta imagen funciona como una metonimia de las grandes ciudades latinoamericanas.
Palabras clave: Narrativa nicaragüense, literatura urbana