Resumen

Aborda la tensión existente entre la inviolabilidad de los derechos fundamentales y el ejercicio del poder público. Propone como necesario una relativización del carácter absoluto de la inviolabilidad e inderogabilidad de los derechos fundamentales, para un adecuado funcionamiento del poder público, que es el que finalmente puede garantizar los derechos.