Resumen

El modelo constitucional costarricense, requiere una profunda revisión. Hemos avanzado en algunos temas importantes como la Sala Constitucional, el proceso penal; estos avances no han sido fáciles, pero la estructura organizacional del Poder Judicial sigue respondiendo a un modelo socio-político que tiene muy poca relación con las aspiraciones de Estado social y democrático. Esta miopía no es más que un reflejo de la indefinición que los partidos políticos han tenido sobre el tipo de Poder Judicial que requiere el país. El viejo modelo constitucional del Poder Judicial del siglo XIX, de corte napoleónico, vertical, se mantiene incuestionable en la Constitución de 1949