Resumen

En los últimos años es imposible caminar por los pasillos de un centro comercial (aunqe debido al tema "mall" parece un término más adecuado) sin que se nos acerque un amable veinteañero para pfrecernos participar en el sorteo de un fin de semana en un alegante hotel de playa, a cambio - únicamente" - debemos darle nuestros datos personales, números de telefono, ingreso familiar aproximado y otros requisitos como, por ejemplo, ser poseedores de al menos un tarjeta de crédito internacional.

Algunos días después el sosprendido - e inocente- encuestado recibía una llamada telefónica anunciándole "con bombos y platillos" que había sido escogido para pasar "totalmente grátis" un fin de semana en el jotel "X". Asimismo, le anunciaban que como único requisito para retirar su premio debía asistir a una reunión en un lugar que le indicaban en esa misma llamada.

Al llegar a la reunión -en muchos casos- lo que le pedían al supuesto ganador era el número de su tarjeta de crédito, luego debía pasar a una sala donde le hacen ver un video sobre las muchas bondades del sistema de tiempo compartido, que es a fin y al cabo el producto que tratan de vender con el "gancho" del fin de semana gratis.

Este fenómeno que hace un tiempo estaba destinado a los grandes destinos de turismo masivo como Florifa y Hawaii en los Estados Unidos y Cancún y Acapulco en Méjico, de repente hizo su ingreso a nuestra Costa Rica.

Este breve relato nos sirve de introducción para referiros al tema del contrato de tiempo compartido, el cual cae dentro de la denominación de lo que actualmente se conoce como contratos comerciales modernos.

Palabras clave: timesharing, tiempo compartido, contratos comerciales modernos