Resumen

Si se toma en cuenta "la pretensión inicial de los padres fundadores de la Unió Europea era al tiempo sencilla en el concepto y tremendamente ambiciosa en el contenido", se puede comprender que establecer un mercado común implica mucho más que el establecimiento de un instrumento para conseguir la liberalización de los intercambios.

El objetivo era claro, "crear una unión irreversible de intereses materiales que produjera una transformación en las conciencias y en la conducta política de los gobernantes; partir de la economía para facilitar una integración política". Esta iniciativa se enfrenta a la incomprensión en unos países, el rechazo puro y simple en otros, y un claro distanciamiento de determinados sectores de la opinión pública y de los grupos de interés afectados por los temas que se van a decidir en el ámbito europeo.

Palabras clave: unión europea, comercio, mercado común europeo