Resumen

Al estudiar un tema de tanta relevancia y actualidad como es la transformación de la organización administrativa del sector eléctrico español, debemos ubicarnos no sólo en los fenómenos internos sino externos que han venido a determinar la toma de una serie de decisiones que justifican la apertura del libre mercado, la transpariencia y la objetividad del sector. Todas estas reformas son positivas, pues llevan como fin brindar un servicio eficaz y seguro al ciudadano y se contituyen además en un aparente huida sistemática hacia el derecho privado. Pero es incuestionable la influencia de la Unión Europea en esta serie de cambios.