Resumen

Teniendo en cuenta el objetivo del derecho cartular, esto es, el contenido de las facultades atribuidas por el título-valor, la doctrina los acostumbra dividir en títulos simple y títulos complejos. En los primeros el tendedor tiene derecho a una prestación determinada, idónea para satisfacer un único interés calificado (por ejemplo la letra de cambio que da derecho a la prestación de una suma de dinero; el certificado de depósito emitido por un almacén general de depósito, que da derecho a la revolución de la mercancía depositada, etc.).