Resumen

La humanidad ha conocido el mar como su medio obvio de comunicación, sin apenas atreverse a considerar el bienestar que pudiera encerrarse bajo las quillas de sus barcos. El mar sólo ha representado el camino de acceso a las riquezas de otros países y, en mínima parte, un medio de abastecimiento para las necesidades alimenticias.