Resumen

La sociedad puede ser vista de dos maneras: como un jeto o ente externo al hombre, con vida y autonomía propia como un producto subjetivo del hombre. En el primer caso el hombre está subordinado a la sociedad; en el segundo, la sociedad le pertenece.